Una vecina de Arnedo, de 41 años, fallece en un accidente de motocicleta en su Cali natal

Fotografía de Claudia Torres y mapa de de la ciudad de Cali./
Fotografía de Claudia Torres y mapa de de la ciudad de Cali.

La infortunada falleció el domingo en el hospital a consecuencia de las heridas sufridas el día anterior

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUALArnedo

A 8.500 kilómetros de distancia, pero unidos por el mismo dolor, familiares y amigos lloraron este lunes en la iglesia de Santo Tomás de Arnedo la pérdida de Claudia Torres Salazar. Vecina de la ciudad del calzado desde hace más de una década, esta colombiana, de 41 años, falleció el domingo al no poder recuperarse de las heridas que sufrió en un accidente de motocicleta cuando visitaba por motivos familiares su Calí natal.

Casada y con dos hijas, semanas atrás Claudia Torres Salazar viajaba a su ciudad natal por motivos familiares. Después de atender un importante asunto familiar, sus planes pasaban por regresar en febrero a la ciudad del calzado. Pero un accidente de tráfico sesgó su vida este pasado sábado.

Según comparten vecinos de la ciudad que le conocían, la mujer, de 41 años, sufrió un accidente cuando circulaba por Cali en una motocicleta junto a otra mujer. Las heridas que sufrieron ambas por el impacto fueron de importancia. Trasladada y atendida en un hospital caleño, Claudia Torres Salazar no pudo superarlas y falleció a lo largo de la jornada del domingo.

Dolor compartido en Arnedo

La presencia de una esquela anunciando este lunes la misa de vera cruz por una persona de rostro joven despertaba los entristecidos comentarios en la ciudad del calzado. Pronto le ubicaban: Claudia era conocida en determinados sectores de la ciudad porque, entre otros aspectos, fue colaboradora del programa de alfabetización en la asamblea comarcal de Cruz Roja o participaba en las actividades de la asociación de madres y padres del instituto Virgen de Vico.

Alguno de quienes fueron sus compañeros recordaban ayer a este diario su simpatía y las ganas con las que entró a la asamblea a ayudar a aprender castellano a quienes lo precisaban.

Conocido su fallecimiento, la arnedana iglesia de Santo Tomás acogió en la tarde noche del lunes una misa en su recuerdo a la que asistieron numerosos amigos para acompañar a sus familiares.

Entre las muestras de dolor compartido también estuvo la del alcalde arnedano, Javier García, quien a través de las redes sociales se unió a los numerosos vecinos que con sus comentarios transmitieron su pesar por el fatal accidente.