La tromba dejó goteras en el centro de salud de Arnedo y daños en cultivos del valle

Goteras en el centro de salud. :: e.p./
Goteras en el centro de salud. :: e.p.

E. PASCUAL

Después de la tormenta de agua y granizo que recorrió en la tarde de este pasado jueves buena parte del valle del Cidacos, ayer tocó hacer balance de daños, tanto en cultivos como en edificios. Siguiendo su rastro, los daños más apreciables son en los cultivos de temporada en huertas de varias localidades de la comarca y en casillas y, de nuevo, en el centro de salud de Arnedo.

Según los datos facilitados por SOS Rioja, la tromba que recorrió las comarcas arnedanas y calagurritana dejó 22,1 litros por metro cuadrado en la estación meteorológica de la ciudad del calzado -en otras riojanas fueron 25 litros en la de Urbaña, 19,8 en la de Ezcaray, 19,2 en Santa Marina ó 17,8 en Moncalvillo-. Pero más allá de la cantidad de agua, SOS Rioja apuntó a que el impacto de la tormenta fue por esa cantidad acumulada en el escaso tiempo de descarga. Recordemos que tras retumbar truenos por los montes de Arnedillo y Sierra La Hez, la tormenta arreció a partir de las 17 horas, concentrándose en la mayor parte de los puntos en media hora.

Esa concentración de agua provocó que volvieran a aparecer las goteras y filtraciones en los techos del centro de salud Puerta de Arnedo, cuyo techo es una terraza abierta al aire libre. Aunque la Consejería de Salud comprometió hace meses la solución del problema, usuarios y profesionales señalan que sólo ha acometido parches y demandan la mejora de la terraza colocando tela asfáltica. En ese sentido, el alcalde arnedano, Javier García, ha insistido por carta y en varias reuniones al Gobierno de La Rioja que invierta lo preciso para reparar el centro de salud y que no sufra estas deficiencias.

Entre Préjano y Herce

Otros incidentes que dejó la tormenta en Arnedo fueron acumulaciones de agua en varias calles, colectores de desagüe rebosantes, caídas de falsos techos o daños en casillas y huertas.

Valle arriba, según el relato de los vecinos, la zona agrícola más afectada por el impacto del granizo fue el triángulo formado por las villas de Quel, Santa Eulalia Bajera y Herce. Las huertas de patatas, pimientos y tomates y los ciruelos sufrieron su impacto, también el viñedo aunque en forma desigual, según describió el senador socialista Francisco Martínez-Aldama.

 

Fotos

Vídeos