Tradición a cada paso

Antes de partir, la cofradía homenajeó a las monjas de Vico. :: e.p./
Antes de partir, la cofradía homenajeó a las monjas de Vico. :: e.p.

La secular romería de San Marcos y la Virgen de Hontanar reconoció ayer la colaboración de las monjas del monasterio de Vico

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

«Cada 25 de abril conmemoramos San Marcos. Durante el día, subimos hasta su ermita cantando». Eran los versos que entonaban los integrantes de la ronda El Emboque a los pies de la entrada arcada al monasterio de Vico en la soleada mañana de ayer, antes de enfilar los pasos hacia una nueva edición de la secular romería de San Marcos y la Virgen de Hontanar. Pero esta vez no arrancó el 25 de abril ni el domingo más próximo a su festividad. La coincidencia con las elecciones generales del domingo pasado obligaron a la cofradía a aplazar al festivo miércoles por el primero de mayo su celebración, segunda ocasión en la que ocurre desde que se retomara en el 2002 tras décadas sin caminar.

Antes de comenzar los pasos de la tradición, la cofradía entregó el reconocimiento de esta edición. «Desde el primer año, colaboran y no han dejado de hacerlo, además de custodiar a nuestros santos patronos y las atenciones que precisamos», dedicó su presidente, Paco Jiménez, a las monjas del monasterio de Vico. «Estas puertas están siempre abiertas a los arnedanos y a todo el que nos quiera visitar», sonrió como agradecimiento la madre Isabel.

Tras la emoción del momento, las mujeres se echaron a hombros la imagen de San Marcos y los hombres los de la Virgen de Hontanar. Les esperaban 3 kilómetros de sendero con buen ánimo, canciones y pastas y moscatel en el avituallamiento. Y en la ermita de San Marcos, la eucaristía y la diversión del secular 'juego del toro'.