Talla XXL para las fiestas de Arnedo

Degustación de choricillo/Ernesto Pascual
Degustación de choricillo / Ernesto Pascual

La VII Concentración de Gigantes de La Chispa, los encierros y las citas programadas por las peñas llenaron de alegría las calles arnedanas

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Temperaturas altas, ambiente enorme, protagonistas gigantes. Con todo a lo grande, las fiestas patronales de Arnedo en honor a San Cosme y San Damián atravesaron este domingo su ecuador con un ambiente magnífico en las calles y el ánimo sin ningún atisbo de cansancio.

Hermanado el veranillo de San Miguel con los santos médicos gemelos y patronos arnedanos, la buena temperatura acompañaba el despertar de la ciudad del calzado. Para muchos jóvenes, la noche se enlazó con el día sin pasar por cama alguna y se apostaron tanto en los desayunos de la Lubumbas como en las puertas de los bares más próximos a la suelta de reses bravas. Esa fue la primera y multitudinaria cita de la jornada.

Después de haber crecido mucho en los últimos años, el de este domingo fue el debut en Arnedo de la ganadería Estenaga, de Espronceda (Navarra). Y tras una hora de carreras, recortes y quites a sus vacas, capones y toros, un astado hizo que también fuera el estreno del capotillo de San Cosme y San Damián. Tras un gran quiebro, un magnífico recortador resbaló ante el último toro de la suelta. La rápida intervención de Óscar Morales, director de lidia, le libró de una cornada que quedó a centímetros, con el pantalón rasgado y un golpe en la pierna. Aún se levantó y le retó a otro recorte. La bravura del astado brindó otros buenos requiebros que arrancaron ovaciones del mucho público presente.

El Arnedo Arena acogió la continuación de la suelta de reses bravas a la par que comenzaba el desfile de la Concentración de Gigantes, la séptima edición organizada por la peña La Chispa.

Con los Chispitas, los cabezudos y las cuatro figuras de la comparsa arnedana abriendo desfile, más de 40 figuras impresionaron a los arnedanos y a las muchas familias que llegaron hasta la capital del calzado desde localidades próximas para disfrutar del encuentro. Así, se evidenció un año más que la afición a estas figuras continúa al alza en la ribera riojana al igual que en Navarra y Aragón.

Tras pasar el desfile, las parrillas de la Tao desprendían aroma y sabor a choricillo y la charanga Wesyké ponía el ambiente con sus canciones más festivas. La Puerta Munillo se llenaba para disfrutar de un nuevo vermú y afrontar una tarde y una noche en la que se esperaba el humor de '50 sombras de Andreu' en el teatro y las versiones del grupo La Última Legión.

Peregrinación gigante

Aunque la festividad de San Miguel en diversas localidades navarras y riojanas restó participantes en relación a años anteriores, la Concentración de Gigantes tomó el centro de Arnedo en la mañana de este domingo. Lo que no mermó fue la expectación y las ganas de fiesta de los más pequeños. Muchos de ellos, incluso acudieron con gigantes de juguete en sus manos, uno de sus mejores regalos de los últimos años. Y tampoco se redujo la admiración de los mayores ante los bailes de las comparsas. Llegaron de Andosilla, Funes, Santacara, Fitero, Magallón, Sorzano o Luceni y tomaron Arnedo en un desfile que danzó al ritmo de un buen puñado de grupos de gaiteros, muy aplaudidos por el público.

El recorrido partió del corazón del casco antiguo, desde la sede de La Chispa y visitó el centro de participación activa de mayores para regresar por un Paseo Constitución repleto de público que aplaudió su paso y sus bailes. En una peregrinación masiva, volvieron a bailar en la calle Eliseo Lerena antes de despedirse en la plaza Nuestra Señora de Vico