El solemne y soleado preludio

La sección infantil de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Arnedo demostró que hay futuro para las bandas de cornetas y tambores. :: E.p./
La sección infantil de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Arnedo demostró que hay futuro para las bandas de cornetas y tambores. :: E.p.

La plaza de España acogió en la tarde de ayer la XVI Exaltación de Bandas de cofradías Ciudad de Arnedo

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

La Semana Santa acerca sus silencios, su devoción, su tradición. A unos días de que sus actos religiosos congreguen a los fieles, sus sonidos más rotundos llamaron ayer a los arnedanos a sentir sus prolegómenos y asomarse a su celebración.

La plaza de España arnedana se vistió de solemnidad para acoger la decimosexta Exaltación de Bandas de Cofradías Ciudad de Arnedo, organizada por la de la Santa Vera Cruz arnedana con la presencia de otras seis agrupaciones, la mayoría riojanas.

Desde primera hora de la tarde, ante el público congregado ante el pasillo por el que actuaron, y frente a los hermanos mayores de cada banda, del Ayuntamiento arnedano y las parroquias, compartieron sus repiques de tambores y toques de cornetas la banda de tambores y cornetas de la cofradía Bendito Cristo de las Misericordias de Ribafrecha, la cofradía de la Virgen de la Antigua de Ausejo, la cofradía del Santísimo Sacramento de Autol, la banda de tambores de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Ágreda, la cofradía de la Santa Veracruz de Alberite y la anfitriona, la banda de cornetas y tambores de la Santa Vera Cruz de Arnedo, que contó también con su sección infantil.

La banda arnedana inició las actividades con las que este año va a celebrar su vigésimo aniversario

Cita ya tradicional en la antesala de la Semana Santa de la ciudad del calzado, fue una edición especial porque supuso la primera de las actividades con las que la banda arnedana va a celebrar sus veinte años de vida, encuentro y música. Con un centenar de socios, y contando con 38 niños en su sección infantil, la banda compartirá diversos actos a lo largo de todo el año para celebrar con sus vecinos estas dos décadas.

Tras presentarse en la plaza, cada banda compartió sus sonidos en sus respectivas actuaciones. Después de que el público disfrutara y aplaudiera a todas, como novedad en esta edición, las bandas participantes en la Exaltación compartieron un desfile por el centro de la ciudad para regresar de nuevo a la plaza de España, donde realizaron un toque conjunto.