Dos semanas sin noticias de Santo Tomé y Príncipe

Orlando Pérez, tras su detención. :: tvs/
Orlando Pérez, tras su detención. :: tvs

Allegados del riojano detenido en el país africano niegan su pasado militar y su implicación en el intento de asonada

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Diecisiete días después de que el arnedano Orlando Pérez fuera detenido en Santo Tomé y Príncipe acusado de planear un golpe de estado junto a dos exmilitares españoles (Marco José Martínez y José Manuel López) y un exministro y un militar santotomenses, su familia en La Rioja Baja continúa sin poder comunicarse con él. Saben que está detenido, conocen la acusación y que está bien de salud. Poco más. Su única interlocutora, explican allegados de la familia, es la cónsul honoraria en el país africano, María Teresa Mendizábal.

Más

Los tres comenzaron su viaje hacia Santo Tomé el 29 de julio y fueron apresados el 4 de agosto. Aquí es donde las informaciones que llegan desde el archipiélago africano presentan realidades paralelas. Según medios locales la Policía Judicial -que les identifica como mercenarios- les capturó tras acceder a la residencia del jefe del Estado para atentar contra él»; la versión que ha llegado a España apunta que la detención se registró en un hotel cuando uno wasapeaba con un amigo y otro ojeaba Facebook. Sea como fuere, el caso es que desde entonces sólo la cónsul de España y los letrados locales que les asisten han podido hablar con ellos.

Precisamente sus abogados, en declaraciones a la agencia Lusa de noticias, apuntaron que los cinco están recibiendo un trato que «roza la violación de los derechos humanos» y que pese a que el juez les autorizó a que se comunicaran con sus familias, las fuerzas de seguridad se lo han impedido hasta el momento.

Hijo de una familia muy conocida en Arnedo, Orlando Pérez llevaba varios años fuera de la localidad, si bien regresaba con cierta frecuencia. Sus familiares, de momento, han decidido permanecer en silencio dada la escasa información que les llega y a la espera de futuros acontecimientos.

Fuentes próximas a la familia sí que trasladan su gran «preocupación» al tiempo que matizan parte de lo publicado en medios nacionales. Niegan todos los cargos que pesan sobre Orlando y rechazan su implicación en cualquier intento de asonada. Las mismas fuentes apuntan que Orlando nunca ha formado parte del Ejército ni de ningún otro cuerpo de seguridad del Estado y sostienen que era experto en seguridad privada y que había participado como tal en alguno de los dispositivos de protección de pesqueros españoles durante la crisis de los piratas somalíes.

Así, de manera indirecta vienen a corroborar la versión que ha trascendido de su viaje hasta Santo Tomé y Príncipe y que apunta que fueron contratados por un exministro santotomense -también detenido- para que le dieran protección a él y a otros políticos opositores durante la próxima campaña electoral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos