Las pruebas de Celso Díaz

Los seis profesores desarrollan la 'escape room' en el instituto./Ernesto Pascual
Los seis profesores desarrollan la 'escape room' en el instituto. / Ernesto Pascual

El instituto desarrolla una 'escape room' sobre el violinista | Seis profesores del centro acondicionan una clase con objetos de principios del siglo XX y pruebas y enigmas sobre el ilustre arnedano

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

El 50 aniversario del instituto Celso Díaz está disfrutando de muchas y diversas celebraciones. Una de ellas es el regalo que seis de sus profesores han hecho a su comunidad educativa y a todos los arnedanos que deseen adentrarse en su umbral: una 'escape room', una habitación plagada de pruebas inspiradas en el violinista arnedano que da nombre al centro y que hay que resolver para salir de ella.

Hace cinco meses, incitados por Jorge Carrillo, de matemáticas, sus colegas Pilar Birgós, Silvia Pellejero, de inglés, Soraya Martínez-Portillo, de lengua, Roncesvalles Ager, de filosofía, y Raúl Ruiz de la Torre, de historia, se lanzaron a diseñar esta iniciativa para sumar una más al 50 aniversario.

Después de hacer una 'escape room' entre todos para obtener ideas, han dedicado las tardes de martes y jueves durante cinco meses para diseñar la suya, construir sus juegos y enigmas ubicados en la primera parte del siglo XX a la que puso música el violín de Celso Díaz. «Son todos originales, cosecha propia -invita Carrillo-. Esperábamos que quedara bien, pero ha quedado incluso mejor de lo que imaginamos».

Durante estas fechas, grupos de profesores, alumnos y amigos del instituto viajan en el tiempo y se adentran en la tenue sala, decorada como en la época de Celso Díaz. «No te imaginas que ahí hay una clase, con un decorado con objetos y muebles que nos han prestado muchas personas», aplaude Ruiz de la Torre.

Para la elaboración de los enigmas, los profesores partieron de sus asignaturas, pero ponderando sus objetivos de diversión y reflexión. «Entrar a la habitación no requiere tener grandes conocimientos de las materias, sino que se trata de pensar, utilizar la lógica, dar una vuelta a lo que estás viendo», recomienda Ruiz de la Torre.