Música jazz en horario escolar

Noa Lur y su banda disfrutaron con los escolares arnedanos. :: E. p./
Noa Lur y su banda disfrutaron con los escolares arnedanos. :: E. p.

La Muestra de Jazz de Arnedo acerca el género a los chavales de la mano de Noa Lur

E. PASCUAL

Un escenario poblado de peluches y un teatro lleno de niños a las once de la mañana. No parece el contexto habitual para un concierto de jazz. Pero lo era, con toda la intención de romper los mitos que surgen alrededor de un género que la mayor parte del público considera complicado e inaccesible.

Al menos esa fue la intención del Arnedo Jazz Club al organizar, la mañana del pasado viernes en el marco de la undécima edición de la Muestra de Jazz Ciudad de Arnedo, un concierto para escolares en el Teatro Cervantes. Al conocer la iniciativa 'Jazz for children' [Jazz para niños] en otros festivales, Ángel Ruiz 'Sirobi', uno de los promotores de la Muestra, trabajó para acercar esta música a los escolares arnedanos. Contó para ello con el apoyo del Ayuntamiento: «Nuestro interés es acercar la cultura y la música a los más jóvenes», explica la concejal de Cultura, Chus Zapata. «Buscamos que el jazz sea accesible para los niños y que comprueben que, además, es divertido», señala por su parte Ángel Ruiz.

Para la puesta en escena, contaron con la joven, aunque ya más que reconocida cantante, Noa Lur, que ya había pisado el festival arnedano un año atrás. En esta ocasión regresó con el proyecto 'Jazz for children', que presentó en diciembre del 2016. «¿Habéis venido con las pilas puestas?», saludaba en la mañana de este viernes. Y los alumnos de 5º y 6º de Primaria de los tres colegios arnedanos que llenaban, junto a sus profesores, el Teatro Cervantes respondieron con una feliz algarabía y dando palmas.

Noa Lur, con enorme energía, se ganó al público junto con el otro cantante, Jorge Fontecha, mientras que la banda arropaba las voces con magnífico sonido y simpatía: Ricardo Alonso al bajo; Jorge Castañeda a los teclados; Tony Pereira a la guitarra; Mauricio Gómez al saxo, y David Fernández a la batería. Entre todos, les invitaron a bailar y a cantar 'El libro de la selva'.

La banda adaptó a sonidos jazz canciones muy conocidas por los chicos, en un repertorio con mucha presencia de bandas sonoras familiares que disfrutaron cantándolas y bailándolas. Pronto los tenían en el bolsillo emulando con trompetas a los elefantes o gritando como leones.

Bajando al patio de butacas, Noa Lur compartió todo «lo que me gusta» del jazz. «Me gusta que es fiesta y se baila... y que puedes hacer 'scat', que es cantar en un idioma invitado», invitó a los niños pasándoles el micro mientras la banda improvisaba. Tras hacer 'cantera' el viernes, la Muestra continuó anoche con Millenium Mambo en la sala Kikos y seguirá el próximo sábado con el combo Watch Out en la Sendero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos