Entre lienzos, formas y colores

Los alumnos del taller celebran el aniversario con una exposición en el centro cultural./Ernesto Pascual
Los alumnos del taller celebran el aniversario con una exposición en el centro cultural. / Ernesto Pascual

El taller de pintura del centro cultural de la Fundación Caja Rioja-Bankia cumple diez años

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Abstractos, figurativos, figurativo surrealistas, mundos oníricos... Son las propuestas que comparten con el público los alumnos del taller de pintura del centro cultural de Fundación Caja Rioja-Bankia en Arnedo. A un paso de cumplir una década entre lienzos, colores y sonrisas, los alumnos que aprenden junto al artista Félix Martínez-Losa exhiben su obra hasta mañana en su sala principal en un horario de 18.30 a 21.30 horas.

Bodegones, paisajes, retratos... se pueden admirar hasta mañana en la sala principal

«Cuando empezamos a organizar las actividades que ahora enmarcan el programa del centro cultural, una de las primeras fue la pintura, directamente con Félix como profesor», explica Laura García, responsable del centro cultural. «Y siempre tiene respuesta», sonríe Martínez-Losa que recuerda que «este año, junto al grupo de las mañanas de los viernes, tenemos otro en las tardes de los martes».

Doble objetivo

Ade, Rosa, Mabel, Petri... llevan desde el principio. Desde el conocimiento de las técnicas, Martínez-Losa deja que los integrantes descubran su propio camino y, en esa ruta, les asesora y acompaña. «Cada uno va buscando y poniéndose retos. Desde ahí, se ve su evolución, sus distintos estilos y facetas que consiguen a lo largo de su crecimiento como pintores», señala el artista. En ese punto, el profesor del curso subraya el doble objetivo que lleva intrínsecos la pintura, fomentar la parte derecha del cerebro y, sobre todo, la apuesta por lo bello.

Uno de los puntos importantes de los 19 alumnos del taller es exponer al público sus obras. Bodegones, paisajes de Arnedo y de otras localidades, retratos, marinas o abstractos... «Esta exposición es la punta del iceberg de lo que ellos trabajan, porque son inquietos, siempre están trabajando, intentando renovarse y hacer cosas nuevas», cuenta satisfecho mientras sus alumnos sonríen y vuelven a la paleta de colores.