Una lección con muchos frutos

Los alumnos del Delgado Calvete han recogido en estos días las patatas en su parcela educativa. :: ep/
Los alumnos del Delgado Calvete han recogido en estos días las patatas en su parcela educativa. :: ep

Los huertos sociales de Cáritas cumplen su primer año con pleno de cultivos en Arnedo

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Los huertos sociales que impulsó Cáritas Parroquial de Arnedo están a punto de cumplir un año. Y ya dan numerosos frutos, mostrando durante estas fechas un sabroso vergel de productos de temporada.

Inaugurados en la primera semana de septiembre del pasado año, las 45 parcelas de 100 metros cuadrados a disposición de los interesados están adjudicadas en la finca de San Pedro Mártir, una extensa llanura en el término de Cienta que cedió la familia Sopranis a Cáritas. «La práctica totalidad de las parcelas adjudicadas están a pleno rendimiento, aunque algunas no se han puesto en cultivo y, al haber transcurrido el tiempo establecido por convenio, se podrían retirar a sus adjudicatarios», explica satisfecho el director de Cáritas Arnedo, Santiago Álvarez.

Junto a las 45 parcelas particulares, Cáritas reservó dos para usos comunes, una de ellas para cultivos experimentales, y otras para el fomento del ajo fresco. Además, otras tres parcelas se destinaron a los centros educativos de Primaria de Arnedo, que han podido utilizarlas para inculcar a sus alumnos el valor del trabajo con sus propias manos y del fruto de la tierra.

En los últimos días, interrumpiendo sus vacaciones, un nutrido grupo de alumnos de 4º a 6º de Primaria del colegio Antonio Delgado Calvete se ha unido para acudir a su parcela para recoger las patatas. Aprovechando, y aunque todavía muchos estaban verdes, también pudieron llevar a sus casas tomates. También dieron vuelta por los pimientos, echando un buen puñado a las cestas.

Desde que labraron la tierra en septiembre, han podido llevar a casa ajos, cebollas y lechugas, calabazas, ahora las patatas, pimientos, tomates y también plantas aromáticas y para hacer cremas. Unas lecciones aprendidas con maestros y con abuelos que han acudido a ayudar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos