Unas fiestas sin incidentes que lamentar

Siempre con la incertidumbre de qué temperatura acompañará en los albores del otoño, los arnedanos han disfrutado un año más de unas fiestas con termómetros prácticamente veraniegos, excepto en las dos últimas jornadas. Y eso se ha contagiado en un estupendo ambiente en las calles.

Más allá del debate sobre cuánta gente ha marchado de vacaciones aprovechando las ofertas de septiembre, los que se han quedado han podido disfrutar de todos los actos, pues ninguno ha tenido que suspenderse o aplazarse. La ausencia de lluvia y frío lo han favorecido.

Y en todos ellos, en especial los de más riesgo como la sueltas de reses bravas, lo más destacado ha sido la ausencia de incidentes. Del mismo modo, según apuntan fuentes municipales, la normalidad ha sido también el eje sobre el que ha girado el ambiente nocturno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos