La escasez de curas hace que Arnedo modifique el horario y número de misas

El párroco arnedano, Javier Martín, en una imagen en la misa del día grande de las fiestas, con presencia de sacerdotes riojanos./Ernesto Pascual
El párroco arnedano, Javier Martín, en una imagen en la misa del día grande de las fiestas, con presencia de sacerdotes riojanos. / Ernesto Pascual

Los cambios comienzan este fin de semana y buscan que no coincidan dos eucaristías en la misma hora

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

La realidad se impone: las vocaciones religiosas cada vez son menos y apenas hay relevo mientras el cuerpo sacerdotal riojano acumula años. Y aunque la ciudad del calzado cuenta con dos de los curas más jóvenes de la Diócesis riojana, la parroquia arnedana ha puesto las luces largas y comenzado a tomar medidas para adaptarse a la realidad futura que llegará. Con esa idea, ha adaptado un nuevo horario de misas para los fines de semana en previsión de que en un futuro sus sacerdotes tengan que ofrecer servicios en otras localidades vecinas o en los monasterios de Vico y las Clarisas -que actualmente cuentan con un capellán para estas citas-.

Como ha anunciado a través de la hoja parroquial, el nuevo horario de misas entra en marcha desde este fin de semana. Mientras los oficios durante los días laborables se mantienen como hasta ahora, el objetivo del cambio es evitar que haya dos al mismo tiempo los sábados, domingos y festivos. Para las vísperas de fiesta, también entre semana, el horario a aplicar será el de los días laborables.

Con estas ideas, desde este fin de semana, los arnedanos tendrán misas los sábados a las 7 de la mañana en el monasterio de Vico, a las 8.45 en el convento de las Clarisas, a las 12 del mediodía en la residencia de ancianos -en lugar de los domingos, como hasta ahora-, a las 19 horas en la iglesia de Santo Tomás y a las 20 horas en la de San Cosme y San Damián.

La misa en la residencia pasa de los domingos a los sábados y se retrasa a las 12 la de las familias

Para los domingos y festivos, los horarios son a las 9 de la mañana en la iglesia de Santo Tomás, a las 10 en el convento de las Clarisas, a las 11 en el colegio Sagrado Corazón -en verano en la iglesia de San Cosme- y la misa de las familias se retrasa una hora para ser a las 12 del mediodía dominical en el templo de Santo Tomás. El único oficio que se suprime «durante el curso lectivo» es el de las 12.30 en la iglesia de San Cosme y San Damián; tras el colegio, se celebrará durante el verano a las 11 de la mañana, tomando el relevo de la que acoge el colegio Sagrado Corazón el resto de meses.

Estudiados a fondo y aprobados por el consejo parroquial, los cambios se harán efectivos desde este sábado de cara a anticiparse a los obligados cambios que la parroquia intuye vendrán en el futuro.

 

Fotos

Vídeos