Daniel Menes, dolorido y con ganas de reaparecer

Daniel Menes, dolorido y con ganas de reaparecer
Sonia Tercero

El madrileño, quien sufrió la cornada al entrar a matar al quinto novillo del festejo de Arnedo

LA RIOJA

El novillero madrileño Daniel Menes, cogido ayer, sábado, por un astado de Partido de Resina en la segunda del Zapato de Oro de Arnedo, ya piensa en la reaparición y tiene en mente debutar el 11 de octubre en Medina del Campo (Valladolid), aunque «los médicos me han comentado que será difícil».

Así lo ha adelantado este domingo a Efe, tras habar pasado la noche «con muchas molestias» en el Hospital de Calahorra, adonde fue trasladado en la tarde de ayer, tras ser intervenido en la enfermería de la plaza de Arnedo de una cornada de dos trayectorias en el muslo derecho, de pronóstico grave.

Ha precisado que el pitón le «atravesó el muslo y rozó el nervio ciático», lo que le ha llevado a pasar la noche con continuos «calambres, que le afectaban desde el punto de la cornada hasta los dedos del pie derecho».

Menes ha añadido que sabía que a esos novillos hay que hacerles «todo con oficio» y, tras pinchar muchas veces a mi primero, «me tiré derecho», tras haberlo toreado «tranquilo y relajado».

El madrileño, quien sufrió la cornada al entrar a matar al quinto novillo del festejo de Arnedo, ha añadido que también sufrió un varetazo en el pecho.

«Tuve suerte ya que libré porque noté un tremendo golpe en el pecho. Al ver que no me había calado me quise levantar. Me noté el brazo salido y es entonces cuando me asusté al ver el reguero de sangre en mi pierna».

Preguntado por los próximos días, Menés ha confirmado que estará en el Hospital Fundación de Calahorra hasta el próximo martes, 1 de octubre, aunque es consciente que, por lo que le han transmitido los médicos, luego pasará a observación en algún otro centro más cercano a su domicilio.

Menés pese a su estado y dolor, ha sido muy claro al decir que lo que más siente es «no poder haber dejado constancia de mi toreo».