«Me considero incapaz de abordar en condiciones óptimas una jornada de 31 horas»

«Me considero incapaz de abordar en condiciones óptimas una jornada de 31 horas»

Un médico de atención primaria del centro de salud de Arnedo anticipa su marcha e insta a los pacientes a preguntar el porqué de la situación

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

«He solicitado el cese por considerarme incapaz de abordar en condiciones óptimas una jornada de 31 horas cara a un público que acude por motivos de SALUD». Es el argumento que deja en su despedida pública Javier Yuste, el médico de atención primaria que ha solicitado baja en el centro de salud Puerta de Arnedo para trasladarse a Aragón.

En una carta a los pacientes de la consulta 1 que ha colgado en su misma puerta, el médico expone la situación a la que se exponen sus colegas de Arnedo ante las dos bajas que surgen en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). «Las guardias del noche del centro de salud de Arnedo las ha estado cubriendo un equipo médico diferente al de las mañanas; por diversos (motivos que podéis preguntar), a partir de ahora van a ser vuestros médicos de cabecera y refuerzos quienes las tengan que hacer, empalmando un día con el siguiente», relata.

Hemeroteca

Esa es la indicación que dio semanas atrás la consejería de Salud a los profesionales del centro. Con todo, la directora general de Atención Primaria, Yolanda Montenegro, comprometió el pasado jueves ante el consejo de Salud de zona que buscaban cubrir esas dos bajas del SUAP.

Frente a la situación surgida, y aunque ya barajaba solicitar nuevo destino en los próximos meses, Yuste ha «precipitado» su marcha porque «se debe ser un buen empleado, pero sin llegar al límite». «Veis a diario en la consulta la presión que tenemos por las mañanas, parecida a la que hay por las tardes en urgencias de 15 a 21 horas», expone a sus pacientes ante la situación de trabajar 31 horas consecutivas.

En su carta, Javier Yuste se despide de sus pacientes disculpándose por que tengan que cambiar de nuevo de médico, por los errores que haya podido cometer, por los asuntos que «por la precipitación» se hayan quedado sin resolver... Y agradece el trato recibido por los compañeros del centro, en especial de su enfermera, y por los pacientes, pues «desde el principio me sentí como si fuera del pueblo».

Temas

Arnedo
 

Fotos

Vídeos