Catalogando un tesoro

Imagen de Felipe Abad en la Fundación Arnedana Virgen de Vico. / E. P
Imagen de Felipe Abad en la Fundación Arnedana Virgen de Vico. / E. P

Una historiadora estudia y clasifica la biblioteca legada por el sacerdote Felipe Abad León

E. PASCUAL

Añorado desde el 6 de noviembre del 2017, cuando falleció a los 83 años, el legado del historiador y sacerdote arnedano Felipe Abad León es ingente. Además de su labor para la historia riojana y de los pueblos de la Comunidad, el cronista oficial de La Rioja desde 1974 y miembro de las Reales Academias de la Historia y de la Lengua legó, a través de la Fundación Cultural Arnedana Virgen de Vico, una biblioteca con más de 15.000 títulos en sus fondos en forma de libros, revistas, artículos, etc.

Tras su fallecimiento, el patronato de la Fundación, conformado por su familia, la parroquia, el Ayuntamiento y la Asociación Amigos de Arnedo, se comprometió a su divulgación para compartir su riqueza con los investigadores que la requieran. Para ello, el patronato ha contratado con fondos propios a Concepción Pérez Barriocanal, licenciada en Historia y con amplia experiencia en la catalogación de libros antiguos, para que realice la clasificación de todos esos fondos.

Con varias semanas ya de trabajo en la Casa de Cultura arnedana, en una labor que llevará al menos un año con digitalización incluida, ya ha catalogado 650 títulos en buen estado de conservación. Según describe el Ayuntamiento, ha comenzado por los libros más antiguos, entre los que abunda la temática religiosa, además de la historia y literatura riojana.

Entre ellos, destacan el 'Compendio historial de la provincia de la Rioja, de sus Santos y milagrosos Santuarios', escrito por Matheo de Anguiano e impreso en Madrid por Antonio Gonçalez de Reyes en 1704, así como las 'Ordenanzas hechas por la Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Logroño', confirmadas por el rey en 1676, impresas en Logroño por Francisco Delgado en 1744. Es un ejemplar raro del que en La Rioja solo se conoce la existencia de otro, incompleto, en el Instituto de Estudios Riojanos, tal y como señala el Ayuntamiento arnedano.