La bodega Nuestra Señora de Vico traslada su punto de venta al público

El derribo del viejo edificio de la bodega es inminente. /Ernesto Pascual
El derribo del viejo edificio de la bodega es inminente. / Ernesto Pascual

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Testigo de la entrada a la ciudad del calzado por Paseo Constitución, el derribo del antiguo edificio de la bodega cooperativa Nuestra Señora de Vico es inminente para dar paso a la construcción de una superficie de la firma cántabra Lupa Supermercados.

En este espacio levantado en 1956 tenía la bodega cooperativa arnedana una tienda de venta, más céntrica y cercana al público que sus instalaciones ubicadas en el polígono El Raposal. Como alternativa para dar servicios al público, y mientras se procede al derribo y la construcción de un supermercado en el que la bodega contará con un espacio para tienda propia, la directiva ha trasladado el punto de venta a una nave próxima, en la entrada por avenida de Quel, número 21.