Arnedo agradece a Tomás Ramírez

Tomás Ramírez se mostró muy emocionado y agradecido. :: E.p./
Tomás Ramírez se mostró muy emocionado y agradecido. :: E.p.

Decenas de vecinos homenajearon por sorpresa al cura que se retira tras 19 años en la ciudad

E. PASCUAL

Después de 19 años como párroco de Santo Tomás y San Cosme y San Damián, los planes de Tomás Ramírez apuntaban a este domingo como fecha en la que se despedía de la ciudad del calzado, después de festejar a la patrona, la Virgen de Vico. Antes, como agradecimiento, un grupo de fieles y amigos quiso quedar con él una última tarde. Le citaron en la tarde noche de este sábado en la iglesia de Santo Tomás. Y lo que encontró fue un homenaje sorpresa en el que, ante su emoción, participaron desde niños de la catequesis hasta los veteranos de la parroquia.

Entre las últimas designaciones de la diócesis en distintas localidades riojanas, este albeldense de 78 años se retira. Descansa. Pero los arnedanos quisieron antes agradecerle su enorme labor social y patrimonial dedicada durante casi dos décadas a la ciudad del calzado.

Cuando cruzó el umbral de Santo Tomás, a las 20 horas, el homenajeado por sorpresa encontró el templo lleno. Y un grupo de niñas de catequesis dispuestas a recrear su vida en un teatro, de los tantos que montó en su época de sacerdocio en su Albelda natal. Representaron su época en el seminario o su paso por Roma antes de volver a La Rioja, comenzando mes y medio en Clavijo antes de ejercer en su Albelda, de 1968 a 1981. La obra recorrió cómo el cura tenía que promover de todo, desde excursiones a teatro o desfile de modas. Su traslado a Santo Domingo le presentó un escenario distinto, donde cuenta que cayó «en la tentación del arte y de escribir».

Y hace 19 años llegó a Arnedo, donde el peso de las asociaciones y colectivos restaban al párroco gran parte de la labor social. Ahí se centró en trabajar por las personas. Una labor que ha calado en los arnedanos, que no dejaron que se marchara a descansar sin llevarse dos cuadros de los santos Cosme y Damián y de la Virgen de Vico, un crucifijo de oro y dos cuadernos con fotos y textos de tantas vivencias y amigos arnedanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos