Aplastante triunfo de Ibán

Ángel Tellez se desplanta ante 'Camarino', uno de los mejore novillos de la tarde de ayer en el Arnedo Arena. :: justo rodríguez/
Ángel Tellez se desplanta ante 'Camarino', uno de los mejore novillos de la tarde de ayer en el Arnedo Arena. :: justo rodríguez

Adrien Salenc, Ángel Téllez y un perdido Alfonso Ortiz desaprovecharon una tarde con varios novillos de lío gordo

PABLO GARCÍA MANCHA

arnedo. Una buena noticia y una mala. La buena, la excelente novillada de Baltasar Ibán de ayer en Arnedo; la mala, la pésima, la incapacidad de los tres jóvenes coletudos para imponerse a ella, torearla y cortar las orejas tal y como merecían la encastada nobleza de 'Camarino' (2º), la excelencia de 'Santanero' (4º) o la bondadosa profundidad de 'Peletero' (5º). Estos fueron los tres toros más sobresalientes de un impecable conjunto ganadero por su excelente presentación, por sus hechuras finísimas y por la bravura que atesoraron en el interior de sus bellísimas anatomías. La respuesta fue vulgaridad y en ocasiones desinterés, como Alfonso Ortiz, que vagó por el ruedo como un tipo desarbolado y sin recursos. Es cierto que tuvo el lote menos potable, pero resultaba imposible adivinar en él cualquier interés por torear. Una pena, de novillero sin caballos parecía que se iba a comer el mundo.

El francés Adrián Salenc navegó perdido en las aguas del cuarto, 'Santanero', una belleza de toro (el más hondo de la corrida) que persiguió la muleta con enorme profundidad. Una faena de muletazos cortos y perdidos para un cornúpeta que se desplazaba largo. Sonó el pasodoble que hace presagiar los triunfos grandes pero la cuestión no pasó de un espejismo. En su primero anduvo templado y suave con un animal de escaso brío que reclamaba dulzura porque tenía un fondo de bravito que le impelía a tomar la muleta siempre por abajo. En los dos falló con la espada y la vuelta con el cuarto fue más o menos por su cuenta.

Ángel Téllez demostró ser el novillero como más recursos y oficio. Lo intentó con 'Camarino', un novillo muy completo en todos los tercios con el que trazó una faena decreciente a medida de que el novillo se iba haciendo dueño y señor de la situación. Un ejemplar candidato desde ya a todos los premios porque dejó sobre el ruedo arnedano infinidad de embestidas emocionantes y buenas.

Y también le cupo en suerte a Ángel Téllez 'Peletero', un astado zancudo y altiricón, manisto, pero de una calidad extraordinaria en la muleta. El pitón izquierdo fue superior y sólo logró entenderlo a medias en una serie con la mano izquierda en la que la plaza estalló al ver la profundidad de la embestida. Volvió a ser un espejismo y la faena terminó apagándose; se fue enredando Téllez en unas distancias cada vez más cortas y el novillo, que se había hartado de embestir, terminó por aburrirse.

Gran novillada de Baltasar Ibán, una ganadería que nunca defrauda en Arnedo, que siempre viene a la ciudad del calzado con astados de nota y que ayer mereció un trato más acorde a su nivel. Una pena.

Más

 

Fotos

Vídeos