La aparición de agua en el forjado retrasa la reforma del edificio de vestuarios

Imagen de los vestuarios, en obras. :: e.p./
Imagen de los vestuarios, en obras. :: e.p.

La intervención no estará lista para el inicio del curso ni para el torneo de fútbol pero el alcalde confía en que la empresa cumpla con el plazo de un año

E. PASCUAL

La reforma del edificio de vestuarios de la zona deportiva municipal de Sendero se ha topado con una dificultad desde su inicio. Al comenzar, hace cinco meses, los trabajos contratados para remodelar toda su estructura interior con el fin de acabar con las humedades y, por tanto, con el deterioro de sus paredes, los operarios de la empresa adjudicataria encontraron que en el forjado del subsuelo había acumulada agua.

El propósito del Ayuntamiento de Arnedo era que esta reforma estuviese finalizada para primeros de septiembre, de modo que llegara al inicio del curso escolar y a la celebración del Torneo Internacional de Fútbol, que este año celebra su vigésimo quinta edición.

Después de mantener una reunión hace unos días con la empresa adjudicataria, que tiene un año para su ejecución, el alcalde Javier García señalaba al pleno del Consistorio que «casi seguro no llegarán para septiembre».

Ante esta situación imprevista, la solución ha sido la definición de una zona de desagüe para sacar el agua y que no ocasione más problemas, según describía García. En este punto, y partiendo de que la empresa, la calagurritana Miguel González Aguado, cuenta con un año de período de ejecución, el alcalde subrayó que «las obras avanzan a su debido plazo».

En el debate político sobre esta circunstancia, el portavoz popular, Toño Eguizábal, aseguró que el deterioro que sufre el edificio a causa de las humedades y de la condensación es «un problema de construcción, no de mantenimiento como se nos acusó al Partido Popular, pues debían haber hecho cimientos más profundos». En la réplica, el alcalde subrayó que «no se trata de un defecto de obra».