El alcalde defiende la necesidad de levantar reparos de Intervención

El alcalde Javier García./
El alcalde Javier García.

García afirma que ha hecho lo que debía, esto es, «pagar facturas a los proveedores»

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Entre el 17 de julio y el pasado 28 de febrero, el primer edil levantó varios reparos formulados por la anterior interventora del Ayuntamiento de Arnedo, informes contrarios al pago de diversas facturas, contratos y procedimientos administrativos por un total de 112.000 euros.

«El levantamiento de un reparo lo contempla la ley -recuerda el alcalde Javier García-. Lo hago por convencimiento puro, pues son facturas que no tenían retención de crédito en el Presupuesto y que, de no pagarlas, el Ayuntamiento podría incurrir en un enriquecimiento ilícito por no pagar un servicio recibido a su proveedor».

En el desglose de esa cuantía, los reparos hacen referencia a facturas o procedimientos en los que se ha omitido un «pequeño paso técnico» o que no contaban con la retención de crédito preceptiva. Otro caso de reparo afectó a la nómina de diciembre de los empleados públicos municipales al detectar desajustes en la regularización de siete de ellas.

Los cambios en la legislación introducen nuevas exigencias para las que los ayuntamientos tienen dificultades para adaptarse por no contar con plantilla suficiente para toda la tramitación. Por ejemplo, han de pedir tres precios para la compra de cualquier material. «Desde Madrid se legisla a espaldas de los ayuntamientos, sin tener en cuenta que donde hay que aplicar esa ley es aquí o que los funcionarios y los políticos tenemos que adaptarnos», afirma García.

Subrayando que ha actuado conforme a la ley, García concluye que «he hecho lo que tenía que hacer: pagar facturas a proveedores que habían prestado un servicio o producto, con dinero del Presupuesto».