El adiós a la Casa Bobadilla

El caserón del siglo XVIII presenta ruina en su interior y en su techumbre. :: E.p./
El caserón del siglo XVIII presenta ruina en su interior y en su techumbre. :: E.p.

El Ayuntamiento habilita una partida para proyectar el derrumbe del caserón del XVIII, conservando su fachada

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Después de años intentando buscarle un futuro, la ruina ha devorado la Casa Bobadilla que será próximamente derruida. Este caserón rococó del siglo XVIII, uno de los palacetes que recorren el casco antiguo arnedano, lleva más de una década sin uso y acumulando debilidad en sus estructuras, sobre todo desde su deteriorada y desvencijada techumbre.

Ante la advertencia del peligro que supone el edificio en la angosta calle Palacio por el riesgo de desprendimiento desde su tejado hundido, el Ayuntamiento de Arnedo ha barajado durante los últimos meses diversas salidas. Entre ellas, buscar financiación en la empresa privada para dedicarlo a la hostelería o a un centro para mayores. Pero no ha aparecido ninguna opción que permite remontar un caserón que presenta también ruina en el interior.

Ante esto, el equipo de Gobierno ha optado por su derribo. Será uno de los proyectos que redactará con cargo a los 44.000 euros para estas labores previsto en el Presupuesto municipal para este ejercicio. Eso sí, un derribo conservando su fachada, como obliga la comisión de Patrimonio.

Vecina del Virrey Lezana, la Casa Bobadilla llegó a manos municipales cuando la mujer del historiador arnedano Fernando Fernández de Bobadilla la donó al Ayuntamiento. Hasta el año 2007 estuvo en uso, siendo la sede de la Asociación Amigos de Arnedo, hasta que se trasladó hasta su sitio actual en la calle Santiago Ruiz de la Torre.

Una década de debate

Desde ese momento, la preservación del caserón ha ido y venido en el debate político arnedano. La primera opción por la que apostó el PSOE fue por que acogiera un museo. En el 2009 fue candidato a beneficiarse del fondo estatal de inversión local aunque la inversión para la reforma llegaba a ascender a 1 millón de euros. En el 2012, la coalición PP-PR+ planteaba que interviniera la empresa municipal Infraestructuras para Arnedo (INAR).

Más