La Virgen del Cisne festeja de gala sus quince años en Alfaro

Varios grupos de danzas tradicionales bailaron en la procesión en honor de la Virgen del Cisne. /Ernesto Pascual
Varios grupos de danzas tradicionales bailaron en la procesión en honor de la Virgen del Cisne. / Ernesto Pascual

La comunidad ecuatoriana celebró con diversos actos a su patrona, que llegó al pueblo en el 2004

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Cumplir quince años es un momento relevante para las adolescentes en la cultura y tradición latinoamericanas. Un aniversario para festejar y celebrar con familia y amigos por todo lo alto, de gala.

Quince son los años que la imagen de la Virgen del Cisne, la patrona de Ecuador, cumple en Alfaro. En una ceremonia multitudinaria y emocionante, fue entronizada en la colegiata de San Miguel el 30 de mayo del 2004 tras llegar de la mano del misionero alfareño Roque Grández. Desde entonces, es punto de unión y encuentro de la comunidad ecuatoriana en Alfaro. Y ayer, decenas de familias y amigos se reunieron para vivir su festividad como la celebración de una 'quinceañera' merece.

Ante lo especial de la ocasión, los ecuatorianos alfareños vistieron a su patrona de fucsia, con un vestido de larga cola que se hermanaba con su larga melena rizada. Tal y como visten las adolescentes para esta especial conmemoración; para un día de fiesta.

Dado que la festividad de la patrona de Ecuador coincide el 15 de agosto con la celebración de las fiestas patronales alfareñas por San Roque y San Ezequiel, ya se institucionalizó hace años que la nutrida comunidad ecuatoriana celebre a su patrona el fin de semana siguiente a los festejos por la alfareña, a mediados de septiembre. Y comenzaron en la mañana de ayer como manda esa tradición, con una eucaristía en la colegiata de San Miguel seguida de una colorida y animada procesión que llevó la imagen de la Virgen de la larga melena rizada hasta las canchas del instituto Gonzalo de Berceo, donde se desarrollaría el resto de la jornada festiva.

Antes de la salida de la procesión, varios grupos de danzas tradicionales y de los personajes típicos del ritual ecuatoriano danzaron en la plaza de España ante su patrona para disfrute de las cientos de personas congregadas. Desde ahí, llegaron a las canchas del instituto donde los priostes -el equivalente a los cofrades- habían preparado un almuerzo popular, concurso de grupos de danzas, conciertos y baile, juegos pirotécnicos... hasta entrada la noche.