El superávit de 1,8 millones del 2018 financia el plan para el colector del Alhama

Los populares entraron más tarde al salón en señal de protesta. :: e.p./
Los populares entraron más tarde al salón en señal de protesta. :: e.p.

El pleno aprueba varias modificaciones de crédito para redactar proyectos como la mejora del punto limpio

E. P.

El Ayuntamiento de Alfaro ha liquidado el ejercicio del 2018 con un superávit de 1.890.091,20 euros. Desde esa cuantía, el Consistorio puede utilizar una parte para inversiones financieramente sostenibles.

Ante esa cuantía, el Consistorio celebró en la tarde noche de ayer una sesión extraordinaria de pleno en la que, con la unanimidad de los tres partidos representados, aprobó varias modificaciones de crédito al Presupuesto municipal 2019 «para actualizarlo y adecuarlo a la realidad», como describió la concejal de Hacienda, Mercedes Jiménez.

Al incorporar 300.000 euros para varias inversiones financieramente sostenibles, el Presupuesto liberó recursos generales propios que el grupo de Gobierno destina a «iniciar proyectos para incluir como inversiones en el 2020», según Jiménez. Así, dedica 55.000 euros al proyecto del colector general del río Alhama, 11.500 a la reforma de la calle Cabezo para evitar filtraciones en los vecinos, 35.350 a equipamientos informáticos y financiará la redacción de la adecuación del punto limpio y de la segunda fase de reforma del frontón municipal. «En la reunión con la anterior alcaldesa, señaló dos problemas principales: la iglesia de San Francisco y el colector. En mes y medio, ya estamos encarrilando la solución que permitirá mantener empresas junto al Alhama y atraer otras», valoró el alcalde, Julián Jiménez Velilla.

Discrepancias por las 13 rosas

Antes de iniciar la sesión plenaria, el alcalde leyó un comunicado secundado por PSOE e IU para recordar el 80 aniversario del fusilamiento de las conocidas como Trece Rosas. «Que sus nombres no se borren de la historia», dijo. Los seis ediles del Partido Popular se ausentaron del momento y protestaron porque «no se nos tenga en cuenta para valorar esas posturas».