Siete bandas dan sonido a la octava Exaltación de Tambores y Bombos

La plaza de España acogió la Exaltación de Bandas. /Ernesto Pascual
La plaza de España acogió la Exaltación de Bandas. / Ernesto Pascual

La plaza de España acogió las actuaciones de agrupaciones llegadas desde Aragón, Navarra y varias localidades riojanas

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

A unos días de que se llene de solemnidad y devoción, al igual que en otras calles y templos de la localidad, la plaza de España de Alfaro vivió en la tarde de ayer el preludio sonoro a la Semana Santa. Fue la rotundidad de la Exaltación de Tambores y Bombos Ciudad de Alfaro, que celebró su octava edición organizada por la banda de tambores y bombos de la cofradía del Santo Entierro y las parroquias de San Miguel Arcángel y Santa María del Burgo con la colaboración del Ayuntamiento alfareño.

Ante el perfil de la colegiata de San Miguel, y retando sus toques ante el frío y el cierzo que se colaban entre sus calles, siete bandas ofrecieron su repertorio, con el que abrigarán muchas procesiones riojanas, navarras y aragonesas. Desde las 16.30 horas, las bandas participantes llegaron desde el monasterio de la Concepción hasta la plaza de España haciendo retumbar las calles con su repertorio: banda de cornetas y tambores de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Albelda, la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de la Asunción de Murchante (Navarra), la banda de cornetas y tambores de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Arnedo, la banda de la cofradía de la Santa Vera Cruz de Azagra (Navarra), la Real hermandad del Santísimo Cristo de la Paz y Santo Lignum Crucis de Zaragoza (Calatayud) y las alfareñas cofradía de la Vera Cruz y la propia cofradía del Santo Entierro de Cristo.

Ya presentadas todas ante el público congregado en la plaza de España y con sus representantes y autoridades locales dispuestos en el escenario acondicionado en la lonja de San Miguel, cada uno de los grupos dispuso de unos minutos para desplegar sus toques. Cada una diferente, todas las agrupaciones buscaron la misma expresión: anunciar la llegada de la Semana Santa.