La CHE señala como vital la actuación en el tramo Alfaro para «relajar» el Ebro

La CHE señala como vital la actuación en el tramo Alfaro para «relajar» el Ebro

La presidenta de la CHE visitó ayer junto a representantes riojanos decenas de reparaciones en las que ha gastado cerca de millón y medio de euros

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Con el Ebro circulando a 125 metros cúbicos por segundo, muy lejos de las crecidas que han dañado las motas en su tramo alfareño, las máquinas continúan trabajando en reparar las que cierran su paso por el soto del Estajao, a la altura de los pozos de captación del municipio.

De las más de 90 actuaciones de emergencia programadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en La Rioja tras la crecida extraordinaria del 13 de abril, 79 se ubican en el tramo alfareño, con la mayoría ya finalizadas. «El de Alfaro es un tramo muy importante dentro de nuestra planificación para que el río se relaje y pierda fuerza para erosionar las motas, buscando que haya menos afecciones», explicó ayer a este diario la presidenta de la CHE, María Dolores Pascual.

Visitó los trabajos en marcha junto a la alcaldesa alfareña, Yolanda Preciado, el delegado del Gobierno en La Rioja, José Ignacio Pérez, y el director general de Calidad Ambiental y Agua del Gobierno de La Rioja, José María Infante. Asimismo, informó del gasto de 1,4 millones de euros en las reparaciones en el tramo riojano.

En esta visita pudieron conocer los tres tipos de actuaciones que se realizan en el tramo alfareño. En el Estajao, de protección, reparando el mazón que devoró la última crecida, que sostuvo el levantado de urgencia por el Ayuntamiento un mes antes. Hasta mediado diciembre, se está rehaciendo la defensa a lo largo de toda la margen derecha afectada. Ésta se protegerá con una escollera hasta la altura de la chopera exterior, donde después se plantará vegetación, y servirá para proteger los pozos y el refuerzo habilitado por el Ayuntamiento. Para rellenarla, un paso provisional sobre el río permite que la maquinaria traslade gravas de la isla de sedimentos en el centro del cauce hasta la mota.

La CHE no pagará el refuerzo de los pozos

Un día antes de la visita, la alcaldesa de Alfaro y el consejero de Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja habían requerido que la CHE asumiera la factura del refuerzo que acometió el Ayuntamiento en marzo para proteger los pozos de captación: 277.000 euros. Cuestionada sobre si el gasto es de su competencia, la presidenta de la CHE lo descartó explicando que fue una actuación no de urgencia en una infraestructura municipal. «Se ha hecho lo que se tenía que hacer: el Ayuntamiento tenía que garantizar el abastecimiento. Después, el Gobierno de La Rioja ha acudido a ayudar económicamente y el Estado a través de la CHE completa la protección de los pozos reconstruyendo el mazón», dijo.

Aguas abajo, ante el puente del ferrocarril, en el linde con Castejón, la CHE ha aplicado la innovadora 'curage', que consiste en roturar los sedimentos fijados en los alrededores del cauce para que sean más permeables ante una crecida. «Es una actuación experimental, poco extendida en la CHE, pero puede dar buenos resultados porque es poco agresiva en lo ambiental pero muy efectiva en lo hidrológico y de recuperación de dinámica fluvial natural del río», confió Pascual. Por último, la CHE ha retranqueado 70 metros hacia el interior una mota de 700 metros de longitud para darle más espacio al río y buscar que las crecidas no supongan la inundación de la carretera N-113.

 

Fotos

Vídeos