La Semana Santa alfareña aboga por una 'quema de los Judas' de interés nacional

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

La Semana Santa Verde sigue siendo uno de los momentos de mayor atracción de visitantes hacia Alfaro, invitados tanto por la gastronomía que exalta su huerta como por sus tradiciones religiosas, desde las solemnes a la 'quema de los Judas'.

Desde su mostrador en la plaza de España, la oficina municipal de turismo atendió a 850 personas, un número de servicios que crece respecto al de años anteriores, según el «óptimo balance» que realiza el concejal del área, Jesús Pérez Ligero. «Como viene siendo habitual, atraídos por los múltiples eventos culturales de tipo ambiental, patrimonial, jornadas gastronómicas y actividades lúdicas, Alfaro ha sido elegido como un destino preferente para el disfrute de un turismo familiar, mayormente procedente de comunidades vecinas», expone Ligero.

Como ocurre cada año, el momento de mayor afluencia fue el mediodía del Domingo de Resurrección, con cientos de personas presentes para admirar los Judas elaborados con mimo y acidez por los vecinos de diversas calles y asistir a su quema. Desde esa aceptación, la consejera de Desarrollo Local e Innovación, Leonor González, exponía la apuesta del Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento por trabajar para que sea fiesta de interés turístico nacional después de que sea regional desde el 2005. La tradición secular, el arraigo popular y los impactos en los medios nacionales los tiene avanzados.

En su balance, el área de Turismo subraya la implicación de la hostelería para «ensalzar las verduras preparadas especialmente para la ocasión» a través de la ruta gastronómica y la meteorología que favoreció la presencia de vecinos y visitantes en las calles. Además, señala que el hecho de que el lunes fuera festivo en varias comunidades favoreció que los visitantes prolongaran su estancia.