La recta final presume de juventud

La fiesta de pinchadiscos reunió a cientos de jóvenes en la placeta de San Francisco en el día de la juventud (en la foto, con Javier Alvero e Íñigo Pérez pinchando)./Ernesto Pascual
La fiesta de pinchadiscos reunió a cientos de jóvenes en la placeta de San Francisco en el día de la juventud (en la foto, con Javier Alvero e Íñigo Pérez pinchando). / Ernesto Pascual

Unos 600 jóvenes compartieron la comida popular y fiesta de pinchadiscos en el penúltimo día de fiestas de Alfaro.

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Cuando va agotando sus horas, descontando actividades del programa y el calendario amenaza con pisar su último día, las fiestas alfareñas en honor a San Roque y San Ezequiel presumieron ayer de juventud.

Dentro de la estructura que arma estas celebraciones, dedicando cada jornada a un colectivo -el 15 a los niños, el 16 a los santos patronos, el 17 a los mayores y el 18 a la mujer-, llegaba el turno para los jóvenes en su penúltima fecha. Y encontró una juventud lozana y animada, con rostros más frescos que los que se podía prever tras cinco exigentes jornadas festivas.

PROGRAMA PARA HOY

- 19:00.
Encierro de toros con la ganadería de Toropasión por el recorrido de avenida Burgo Viejo y el centro de la ciudad. Después, encierro de becerras.
- 19:30.
Degustación de chorizo frito en la plaza de España.
- 20:30.
Actuación del grupo mexicano de boleros Romance Latino en la plaza de España.
- 00:00.
Entierro de la Cuba a cargo de la cuadrilla El Límite con salida desde la plaza de España, con el acompañamiento de la charanga La Muralla.
- 00:30.
Traca final de fiestas en el paseo Alhama.

¿La razón? Pues la mayoría de las cuadrillas de jóvenes alfareños optaron por evitar la amenaza de 'empalmar', de alargar la noche hasta convertirla en día, y fueron relativamente pronto a los brazos de Morfeo. El aluvión de jóvenes de numerosas localidades vecinas que llegaron en autobuses y taxis a disfrutar la noche festiva de sábado colapsó calles, bares y pubes, con un llenazo que apenas permitía andar. Ante eso, la mayoría de cuadrillas alfareñas se reservó para tener energías recuperadas para la jornada de ayer.

El domingo despertó a la carrera, con un nuevo encierro de toros con decenas de corredores en las calles y cientos de espectadores al otro lado del vallado. Con carreras muy bonitas y cada vez más próximas a los astados, el encierro dejó dos heridos: un vecino contusionado en la cabeza, a la altura de la ceja, por una caída y, en la posterior suelta de becerras, un niño menor de 14 años empujado por un animal y que sufrió un fuerte golpe en la cabeza al caer de espaldas. Ambos fueron trasladados al Fundación Hospital de Calahorra, pero sin apreciar, en principio, gravedad.

Con el mediodía acercándose, las cuadrillas alfareñas se fueron desperezando y llenaron el vermú de colorido y ambiente. Les esperaba la comida popular, que llenó el pabellón del Pilar con 600 comensales. Después, les tocó bailar a ritmos reggaetón y techno en la fiesta de pinchadiscos en la placeta de San Francisco.

Tras reponer fuerzas, quedaba a medianoche el concierto de Dorian, puerta de entrada a la última noche festiva. Y había que estrujar sin descanso.

Más