La primavera la fiesta altera

Los personajes y artesanos del mercado, eje de las fiestas. /Ernesto Pascual
Los personajes y artesanos del mercado, eje de las fiestas. / Ernesto Pascual

El mercado de artesanía centró la segunda jornada festiva, que estuvo acompañada por la buena temperatura

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

A las ganas de los alfareños y de los muchos visitantes que aprovechan su invitación a brindar y celebrar se unieron ayer el sol y una agradable temperatura -pese al fuerte aire- para disfrutar una completa y callejera segunda jornada de las fiestas de Primavera.

Tras la primera e intensa noche festiva, que comenzaba con un llenazo en la capea nocturna que acogió la plaza de toros, la jornada de sábado comenzaba despacio, sin madrugones. Y con deporte. Por un lado, el tradicional con la competición de petanca en el paseo La Florida y, por otro, de futuro, con el XVI Torneo de Babybasket que reunió a las canteras más jóvenes del club alfareño y de Teresianas de Calahorra. Buen ambiente y convivencia entre pequeños y mayores volvieron a caracterizar el deporte de la canasta.

Avanzaba la mañana y el mercado de artesanía y oficios olvidados abría sus puertas en la plaza de España para convertirse en el eje del ambiente festivo. Alrededor de cuarenta puestos artesanos de todo tipo, desde cerámica a sabrosas degustaciones, llamaban la atención del viandante a la par que los talleres que trabajaron la madera, el soplado de vidrio, la forja, la exhibición de animales, cestería... y también juegos tradicionales infantiles en madera que hicieron las delicias de las familias.

Los Amigos de la Jota y la charanga Kamikaze llevaron la música a la hora del animado vermú, que se alimentó también con una paella gigante. Era el momento de comida en cuadrilla o familia.

El primero de los tres encierros de toros de estas fiestas llenó el recorrido del paseo Burgo Viejo y las calles céntricas, siendo puerta de salida a un gran ambiente vespertino, con varias fiestas con pinchadiscos en pubes y bares del centro. También se llenaba de nuevo el mercado artesanal.

Era el camino hacia la segunda noche festiva, que tenía como atractivo a medianoche una mascletá en la rotonda del polideportivo La Molineta. Sería una velada a disfrutar intensamente, pues no habrá otra festiva hasta agosto. Porque hoy llegan sus fiestas al final con dos encierros de toros (9 y 17.30), el mercado artesanal y una demostración de levantamiento de piedras con Iñaki Perurena y corte de madera a 5 metros a las 19 horas.