La CHE plantea retranquear los mazones en Ortigoso, La Nava, Estajao y La Roza

Numeroso público asistió a la reunión presentada por Yolanda Preciado y por Alfonso Calvo. :: E.P./
Numeroso público asistió a la reunión presentada por Yolanda Preciado y por Alfonso Calvo. :: E.P.

La propuesta busca dar espacio al río Ebro para permitir que se desborde sin causar daños en cultivos e infraestructuras

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Ante los daños millonarios que cada crecida extraordinaria deja en el tramo del Ebro entre Milagro y Alfaro, tanto en cultivos como en infraestructuras, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) plantea, entre otras medidas, el retranqueo de las motas en los cuatro puntos más sensibles donde el estrechamiento del cauce lleva al desborde: en el Ortigoso, en el paraje de La Nava, en el Soto del Estajao y en La Roza, a la altura del puente del ferrocarril.

Fue la propuesta que técnicos de la CHE, con su jefe de Estudios Medioambientales, Alfonso Calvo, y de la empresa Tragsa presentaron en la noche de este lunes en el Centro de Interpretación de los Sotos del Ebro junto a la alcaldesa, Yolanda Preciado, con numerosa asistencia de vecinos alfareños y milagreses.

En su análisis, el estrechamiento que producen las defensas levantadas hace décadas convierte esos puntos en los decisivos para actuar, más tras la confluencia del Aragón. Con el objetivo de dar espacio al río en caso de crecida, y tras muchas horas de estudio y de simulaciones sobre un modelo hidráulico, la propuesta plantea retranquear algunos puntos.

En concreto, la CHE apuntó al mazón en la margen izquierda del Ortigoso y a otra más adelante ante una chopera. También planteó la eliminación de la mota en La Nava que se adentra en el río en la margen derecha y ganarle espacio de desagüe al encuentro entre el Ebro y el Aragón. Además, recomendó la supresión del actual mazón del Estajao para darle anchura en caso de crecida, lo que precisa en paralelo el proyecto de reubicación de los pozos de captación y abrir la mota en La Roza para, junto a un cauce de alivio, dar más emboque al agua ante el puente del ferrocarril.

En total, la propuesta plantea eliminar 7.930 metros de motas, construir 4.328 metros de nuevas zonas retranqueadas para dar espacio al río en caso de crecida y ejecutar 70.780 metros cuadrados de cauce de alivio.

En el debate, muchos de los propietarios de terrenos presentes mostraron su preocupación por la pérdida de fincas y defendieron la limpieza y dragado del río, señalando a la acumulación de gravas como una causa de la reducción del cauce y aumento de las inundaciones. Los técnicos defendieron esta actuación por la que el río mantendrá su curso actual y contará con espacio para desbordarse sin causar daños, además de facilitar el desarrollo ambiental de flora y fauna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos