Nueve años de solidaridad

Una delegación de Alfajóresis viajó en junio del 2016 a Ecuador tras el seísmo que azotó el país. /L.R.
Una delegación de Alfajóresis viajó en junio del 2016 a Ecuador tras el seísmo que azotó el país. / L.R.

La Asociación Alfajóresis nació para apoyar a misioneros y cooperantes alfareños

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

«Felicidades por este aniversario, por esta obra tan de Iglesia, tan original y tan bonita», les dedicaba Rufino Grández desde México. «Sois el rostro agradecido y misionero de nuestro pueblo», aplaudía Carlos Bernal desde Uruguay. «Ustedes son una luz en mi camino», les sonreía Tere Fernández desde Venezuela. «Infinidad de gracias por hacerme sentir un alfareño querido por su solidario pueblo», asentía José María Heredero tras una vida dedicada a la India.

Son algunas de las felicitaciones que han llegado a los integrantes de Alfajóresis de parte de los misioneros alfareños repartidos por el mundo para felicitar por sus nueve años como asociación, de labor solidaria.

ALFAJÓRESIS

Objetivo
Desde su nacimiento en abril del 2010, Alfajóresis busca poner en contacto a los misioneros y apoyarles en sus proyectos en cada país
Destinatarios
Los misioneros Rufino Grández (México), Roque Grández (Ecuador), Lidia Fernández (República Dominicana), Carlos Bernal y Santiago Fernández (Uruguay), Tere Fernández (Venezuela), José María Heredero (India), Olaya García (Rumanía) y el ingeniero Jaime Aguirre
Actividades
Desde culturales a deportivas con fin solidario.

Un recital del padre Jony sirvió para presentar el 16 de abril del 2010 en sociedad la Asociación Alfajóresis, impulsada desde la parroquia y sus voluntarios para ponerse en contacto con los misioneros alfareños, dar a conocer su labor y apoyarla con citas solidarias desde su pueblo. «Alfajóresis busca poner el foco en los misioneros alfareños, poderles ayudar y visitarles cuando podemos para apoyar sus proyectos sobre el terreno. Y, a la par, crear ambiente solidario por activismo alfareño por otros alfareños repartidos por el mundo», describe el sacerdote Javier Martínez, fundador del colectivo junto a otros laicos.

En aquellos primeros tiempos, Alfajóresis contactó con siete misioneros. Hoy son ocho después de lamentar la muerte de Luisina Fernández. Junto a las de Carlos, Tere, José María y Rufino, también llegaron las felicitaciones a Alfajóresis de Roque Grández desde Ecuador, Santiago Fernández en Uruguay, Lidia Fernández en República Dominicana y de Olaya García Vallejo desde Rumanía.

Junto a los religiosos, Alfajóresis incorporó a su nómina este verano al ingeniero Jaime Aguirre por su labor social de enseñar a crear pozos de agua en aldeas de países africanos desde su asociación Tecnologías Aplicadas al Desarrollo Humano (TaDeh). Precisamente en el objetivo de tejer esa red colaborativa, Aguirre colabora con Heredero y su mano derecha Himmat Chauhan para llevar pozos a las escuelas que promocionan en la India.

Durante estos nueve años, se han convertido en clásicas citas como los festivales navideños, el torneo de baloncesto, cafés tertulias compartidos con los misioneros cuando están de visita, los 'pozales de vida' que envía a los diversos países con ropas, alimentos, medicinas o formas para eucaristías... Y guardan en su álbum de fotos momentos puntuales y recordados como la carrera junto al tafallés Ricardo Abad en el 2011, los conciertos reunión de Hékate y Randall a favor de Haití en el 2010 o el de los músicos alfareños comandados por Javier Anoz a favor de los pozos de agua en Mali, la campaña a favor de Aitana, la niña de Tarazona con cardiopatía congénita...