Mañanas de plazas

'Pegá'. Los forcados portugueses tuvieron una mañana accidentada pero lograron éxito en su tercer intento./
'Pegá'. Los forcados portugueses tuvieron una mañana accidentada pero lograron éxito en su tercer intento.

Los recortadores y forcados en la plaza de toros y el ajetreo en la de España fueron el termómetro festivo de la jornada

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Después de cada encierro, bien sea de reses bravas o bien de toros como el de la mañana de ayer, la plaza de toros alfareña acoge 'la prueba', o lo que es lo mismo, diferentes espectáculos relacionados con los astados.

En la jornada de ayer, la ganadería Toropasión, encargada de este entretenimiento, organizó un espectáculo con forcados portugueses. Con el público llenando prácticamente las gradas, la mañana la abrieron tres recortadores que arrancaron aplausos con sus quiebros y saltos ante el toro. Una vez preparado, era el turno de los forcados portugueses. Pero la 'pegá' resultó accidentada. En el primer intentó no logró atrapar al toro. En el segundo, tampoco, pero el forcado de cara -el primero en enfrentarse cuerpo a cuerpo a la carrera y fuerza del toro- no logró conectar con sus compañeros y recibió una severa paliza por el astado. Le lanzó al aire, le pisó, le embistió. Aunque sus compañeros buscaron protegerle, el forcado se retiró con muestras de muchos dolores, por lo que Cruz Roja le derivó para que le observaran a un centro sanitario. Al tercer intento, la 'pegá' fue un éxito y los forcados portugueses consiguieron inmovilizar con sus cuerpos al animal. El público respondió con otra ovación.

De la plaza de toros, la mañana llevaba a la plaza de España. Allí, la degustación de migas reunió en la fila a decenas de personas. El público también arropó el espacio en la Lonja de San Miguel para atender las evoluciones del mago Pomper. En distintos tamaños, creó pompas de diversas formas que dejaron a los más pequeños con la boca abierta.