La juventud echa raíces

El torneo fomentó la afición entre los más jóvenes. :: E.p./
El torneo fomentó la afición entre los más jóvenes. :: E.p.

El colofón del XV Torneo de Vóley playa ambienta el Fin de Semana Joven

E. PASCUAL

El ambiente está dispuesto, sembrado y preparado. Como un calentamiento que realmente han resultado dos jornadas más de celebraciones grandes, cientos de alfareños ponían fin en la tarde de ayer en el polideportivo municipal La Molineta al Fin de Semana de la Juventud, la animada antesala para abreviar la cuenta atrás hacia sus fiestas patronales por San Roque y San Ezequiel.

El desenlace de la decimoquinta edición del Torneo de Vóley playa fue el eje alrededor del que transcurrió la segunda fecha del Fin de Semana, organizado por el Consejo de la Juventud y el Ayuntamiento de Alfaro, con la colaboración del Instituto Riojano de la Juventud, la batuta de Eventos MH y el patrocinio de diferentes comercios y hosteleros locales.

Tras la fase clasificatoria el sábado entre los trece equipos inscritos de diversas edades y niveles, la mañana dominical se dedicaba a los cuartos de final, en busca de los semifinalistas. En esa ronda, el equipo logroñés Isanieves ganaba a los locales El Amago; a su vez, Los Primoh superaban a Vabudsk.

Después de que Vabudsk se hiciera con el tercer puesto en la final de consolación -con trofeo y 100 euros de premio-, el equipo logroñés demostró su calidad en la final venciendo 2-0 a Los Primoh, concluyendo el torneo sin ceder un solo set. Además, su colocador Alejandro Parras fue elegido mejor jugador del torneo. En la entrega de premios, levantaron una réplica de la Colegiata de San Miguel y 300 euros, con 200 y trofeo para los segundos.

Con la presencia de numeroso público y de representantes de la Corporación, el torneo entregó otros premios: a Isabel Bermejo y Alberto Pastor como jugadores revelación; a La Cana a la animación por su fidelidad al torneo; o a la deportividad a los dos equipos de la cuadrilla Razeros por su presencia continua y apoyo a la cita.

El polideportivo vivió una gran ambiente durante toda la jornada, también con las comidas en el merendero o con hinchables terrestres vinculados a los deportes dispuestos en sus instalaciones. Y el torneo miró al futuro fomentando una competición entre los más jóvenes, abriendo la puerta a su disfrute a niños de diversas edades.