Un inicio festivo a todo ritmo

Los grupos de la Escuela de Danza urbana Alfa-Fit asombraron por su intensidad y contundencia al público congregado en la plaza. /Ernesto Pascual
Los grupos de la Escuela de Danza urbana Alfa-Fit asombraron por su intensidad y contundencia al público congregado en la plaza. / Ernesto Pascual

Los primeros festejos del año se extienden hasta la tarde noche de mañana con intensidad y actos en las calles La Escuela urbana Alfa-Fit prendió ayer el cohete de las fiestas de Primavera

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Los alfareños disfrutan desde la tarde de ayer de sus primeras fiestas del año, con las que honran a la primavera hasta la tarde noche de mañana domingo.

Como sinónimo de la intensidad que caracteriza a estas celebraciones matizadas por su brevedad, acotadas a 48 horas, su inicio fue a todo ritmo. El que regalaron a los cientos de personas que llenaban la plaza de España los integrantes de los diversos grupos de la Escuela de Danza urbana Alfa-Fit. Como reconocimiento por ser embajadores de la localidad en los numerosos campeonatos de baile en los que participa, y en los que consigue notables premios, el Ayuntamiento les cedió el momento de lanzar el cohete anunciador de estas fiestas. Como agradecimiento, ofrecieron a sus vecinos una demostración intensa y contundente de danza urbana desde la lonja de San Miguel.

PROGRAMA PARA HOY

10
30. Competición de petanca en La FLorida y campeonato de baby basket en San Francisco
11
30-14 y 17.30-20.30. Mercado de artesanía y oficios olvidados en la plaza de España
14
00. Paella gigante
17
30. Encierro de toros
22
30. Teatro en la Florida
23
59. Mascletá nocturna

Después, se alzaron hasta la balconada del viejo ayuntamiento. «Tenemos el honor de representar a Alfaro allá donde vamos», agradecieron a sus vecinos. Y dedicaron una reflexión a los muchos jóvenes que les aplaudían desde la plaza: «Todo esfuerzo tiene su recompensa».

Sobre las 20 horas, sus profesores Ana Belén Ladrón y Javier Vidorreta desearon felices fiestas antes de prender el chupinazo. Con su estallido, la música de la charanga tomó la plaza y decenas de jóvenes les siguieron en su pasacalles por las calles céntricas. Otros optaron por las fiestas en distintos bares y pubes. Comenzaba una larga primera noche de fiestas para disfrutar.