Hilos transformados en arte

Las encajeras mostraron sus labores y la técnica de los bolillos en la plaza de España. /Isabel Álvarez
Las encajeras mostraron sus labores y la técnica de los bolillos en la plaza de España. / Isabel Álvarez

Dos centenares de encajeras pusieron en valor los bolillos y otras labores en Alfaro

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El viento no estuvo de su lado. A pesar de ello, y aunque muchas veces dificultaba el manejo de los hilos, ellas se mantuvieron firmes en su empeño por mostrar el trabajo artesanal que las encajeras y bolilleras han realizado desde siempre dentro de los hogares. Una labor que ha pasado de generación a generación y que iniciativas como la de ayer celebrada en Alfaro sirven para poner en valor.

A los pies de la colegiata de San Miguel un total de 230 encajeras tomaron parte en la vigésimo segunda edición de la Concentración de Bolilleras 'Ciudad de Alfaro'. La mayoría de ellas llegaron desde distintos puntos de La Rioja, Navarra, País Vasco, Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha, Madrid, e incluso desde Galicia y Cataluña.

La Asociación Sociocultural de Amas de Casa de Alfaro (ASAMAS), como entidad organizadora, estuvo al frente del desarrollo y detalles de esta popular concentración, que es una de las más veteranas de la zona.

Las participantes procedían de La Rioja, Navarra, Aragón, País Vasco, Castilla, Madrid, Cataluña y Galicia

Como la inmensa mayoría de las labores, el encaje de bolillos es una técnica en manos, principalmente, de las generaciones mayores. No obstante, ayer demostró que también tiene su cantera. Así, entre las largas mesas dispuestas en la plaza de España para realizar las labores se encontraban también encajeras de edades más tempranas.

Los trabajos, algunos muy avanzados, dejaban ver puntillas y bordados realizados con los hilos de las bobinas que las participantes cruzaban constantemente con los dedos. Todo un espectáculo artesanal, que es necesario conservar como parte de nuestro patrimonio.

De manera paralela a la concentración se organizó una feria en la que se pudieron comprar materiales para hacer encajes u otras artesanías textiles. En los puestos no faltaron los hilos, los bolillos, los alfileres, dedales o varillas de madera para abanicos artesanales.

La jornada contó, además, con un sorteo de regalos entre todos los asistentes a esta cita, que pone en común una afición que requiere de habilidad, creatividad y paciencia.