Los ecuatorianos de Alfaro honran a su patrona con una jornada festiva

La comunidad acompañó a la virgen en misa y procesión. :: E.p./
La comunidad acompañó a la virgen en misa y procesión. :: E.p.

El día comenzó con misa y procesión y vivió numerosas actividades tradicionales en las canchas del instituto

E. PASCUAL

El 30 de mayo del 2004, la imagen de la Virgen del Cisne fue entronizada en la Colegiata de San Miguel. Había llegado hasta la localidad riojabajeña de la mano del misionero alfareño Roque Grández y se convirtió desde ese momento en un punto de unión y encuentro para la nutrida comunidad ecuatoriana en Alfaro.

Desde ese año, los ecuatorianos alfareños celebran a su patrona con una jornada de alegría y fiesta como si se encontraran en su país. Debido a que la festividad de la virgen de la larga melena se da el 15 de agosto, en plenas fiestas patronales por San Roque y San Ezequiel, la comunidad ecuatoriana alfareña traslada a un mes después los actos para su celebración. Y siempre invita a vecinos y a compatriotas arraigados en distintas localidades próximas.

Durante este año, y hasta que cumpla los 15 -tan importantes en la cultura americana-, la Virgen del Cisne alfareña lucirá una vestidura de blanco. Así lució en la eucaristía que acogió la Colegiata de San Miguel, oficiada por Javier Marín -que este mediodía vive su despedida antes de marchar a Arnedo-. «Sois alfareños, pero también sois inmigrantes y os invitamos a que aportéis a la parroquia y a la Diócesis», dijo en una eucaristía con sabor andino.

Ya en la calle, la imagen marchó en procesión hasta las canchas del instituto Gonzalo de Berceo, acompañada por representantes municipales encabezados por la alcaldesa, Yolanda Preciado, y la banda municipal de música. Ya en las canchas, fue una tarde de comida típica, de concurso de danzas, futbito y juegos tradicionales y una noche con baile popular, actividades organizadas por los priostes para mantener la tradición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos