El Ebro devora las defensas de Alfaro y ataca el refuerzo que protege los pozos de captación

12 de abril. Ante la erosión del río, el Ayuntamiento comenzó a levantar el refuerzo del mazón. /E.P.
12 de abril. Ante la erosión del río, el Ayuntamiento comenzó a levantar el refuerzo del mazón. / E.P.

El Ayuntamiento requiere a la Confederación Hidrográfica para una actuación decidida con los fondos destinados por el Gobierno central

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Constante como un martillo sin límite, hiriente como un cuchillo sin resistencia, y sin necesidad de una crecida, el río Ebro ha continuado chocando contra las defensas del soto del Estajao. Un refuerzo tras el que se guardan los pozos de captación de agua potable del municipio. Y lo ha mordido, desgastado y derrumbado hasta dejar una situación que preocupa a los paseantes habituales de la reserva natural de los Sotos y al Ayuntamiento de Alfaro. Ante el nivel alcanzado de erosión y herida en la mota, el Ayuntamiento ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Ebro que acometa una actuación que dé solución a la periódica preocupación en la zona.

Más

Pasada la crecida extraordinaria e histórica de mediados de abril, el lluvioso final de mayo y el inestable principio de junio, todavía con mucha nieve deshelándose en los Pirineos, alimentan un caudal más alto, fuerte y agresivo de lo habitual por estas fechas. Lejos de los 350 metros cúbicos por segundo habituales por estas fechas, el Ebro atraviesa su tramo alfareño esta semana cerca de los 600.

22 de mayo. Frente a la mordida, el refuerzo del mazón ocupaba más de 20 metros de ancho.
22 de mayo. Frente a la mordida, el refuerzo del mazón ocupaba más de 20 metros de ancho. / EP

Bravura en El Estajao

La consecuencia de su bravura en la curva del Estajao es que ha acabado con el ya antiguo mazón y ataca severamente el relleno del refuerzo levantado por el Ayuntamiento el pasado mes de abril. Entonces, el temor a una rotura llevó al grupo de Gobierno a invertir 277.000 euros en reforzar la defensa. Desaparecido buen tramo de los 5 metros de ancho del antiguo mazón, el Ebro sigue socavando la base de la defensa y tirando el relleno del refuerzo, de arena.

Sin necesidad de crecida, la erosión ha socavado y derrumbado el mazón y ya muerde su refuerzo

«El nuevo mazón está consolidado sobre dados enormes de hormigón. Independientemente de que creemos que va a aguantar lo que va a venir ahora, la preocupación es sujetarlo en condiciones para el invierno que viene y para lo sucesivo», expone la alcaldesa alfareña, Yolanda Preciado, que pondera la importancia de la decisión de levantar el refuerzo. «Sin esa actuación, estaríamos hablando de que Alfaro se hubiera quedado sin agua», asiente.

14 de junio. La insistencia ha devorado el viejo mazón y buena parte del refuerzo en apenas un mes.
14 de junio. La insistencia ha devorado el viejo mazón y buena parte del refuerzo en apenas un mes. / EP

Ante la presencia de la infraestructura fundamental de los pozos de captación y el colector que los conecta con los depósitos del monte La Plana, desde donde se distribuye el agua a toda la localidad, el Ayuntamiento de Alfaro ha comunicado la situación a la CHE. «Con la ayuda que ha dado el Gobierno central tras las avenidas de abril, le llamamos a que realice el refuerzo que haya que hacer en el mazón para darle la consistencia que necesita haciendo lo que necesite», requiere Preciado al organismo. En el mismo sentido se manifiestan paseantes de la zona, que demandan una actuación definitiva en la zona.

 

Fotos

Vídeos