Cuatro cámaras permiten acercarse a los nidos desde el centro de interpretación

Puesto de cámaras de observación del centro de interpretación../Ernesto Pascual
Puesto de cámaras de observación del centro de interpretación.. / Ernesto Pascual

Desde su apertura en el 2003, el centro contaba con una cámara

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Desde el mirador que mira hacia abajo. Desde la plaza de España alzando la mirada. Desde el interior de la misma torre de la colegiata. Pero también el visitante puede observar el centenar de nidos que pueblan la cubierta de la colegiata de San Miguel a través de las pantallas con las que cuenta el centro de visitantes de la reserva natural de los Sotos del Ebro, ubicado frente al templo, en el antiguo ayuntamiento alfareño.

Desde su apertura en el 2003, el centro contaba con una cámara. Tras su reforma hace ocho años, sumó hasta cuatro que invitan al visitante a acercarse a la intimidad de los nidos. A través de unos mandos, y con entrada gratuita, el observador puede acercarse a través de la cámara a los nidos, escudriñar su comportamiento, su crecimiento, etc.