Las calles del barrio del Burgo avanzan con paso firme

La calle Nuestra Señora del Burgo muestra el aspecto reformado. / E.P.
La calle Nuestra Señora del Burgo muestra el aspecto reformado. / E.P.

La reforma en las doce calles, repartida en cinco fases, se centra ahora en el primer tramo de Higueras y Palomar

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Los vecinos y paseantes de las calles del barrio del Burgo ya pueden comenzar a comprobar cómo será la imagen de esta zona del casco antiguo cuando culmine la reforma integral de doce de sus calles.

Cuando se cumplen siete meses y medio de trabajos, después de su inicio a mediados de octubre, varias de las calles ya presentan el final de obra, es decir, su aspecto definitivo además de contar con la renovación de sus redes de saneamiento y abastecimiento.

Mientras operarios y maquinaria se centran en las últimas semanas en el primer tramo de la calle Higueras conectando con Palomar, las calles protagonistas de las dos primeras de las cinco fases ya muestran su pavimento y acerado definitivo.

La conclusión de la calle del Burgo llegó a tiempo para celebrar las primeras comuniones del año

Así, los viandantes que transcurren por las calles Solar en su primer tramo o La Puebla ya encuentran el pavimento de hormigón pulido que ha renovado su paso e imagen. Y, en especial, destaca la calle Nuestra Señora del Burgo, eje del barrio y referencia por acoger la iglesia parroquial Nuestra Señora del Burgo. A esta vía se le ha aplicado un tratamiento especial con adoquinado para destacar su relevancia histórica. Como muchos vecinos anhelaban, y también la parroquia, los trabajos en esta calle estuvieron acabados a punto para recibir el pasado fin de semana las primeras celebraciones de comuniones del año.

Hacia septiembre

La unión temporal de empresas (UTE) formada por la Compañía de Obras Públicas, Hormigones y Asfaltos y por Proyectos y Servicios Rioja Construcción ejecuta repartida en cinco fases esta amplia reforma con un precio de 950.366,20 euros (más 199.576,90 correspondientes al IVA), financiada en dos años al 60% por el Gobierno de La Rioja y al 40% por el Ayuntamiento. Con las calles Muro Alto, Jaime I, Alonso o Magdalena a la espera, planteó el objetivo de estar finalizada para la primera semana de septiembre, para la celebración de la patrona alfareña, la Virgen del Burgo.