Amigos de la Tierra insta a Navarra y La Rioja a frenar el vertido al Alhama en Corella

E. PASCUAL

«El río Alhama cambia directamente el color al pasar ante la depuradora de Corella: de un agua cristalina pasa a un agua grisácea y sucia». Así describía ayer Juan Donaire, del colectivo Amigos de la Tierra de La Rioja, la situación que sufre el río tras pasar por la vecina localidad navarra.

Sumándose a la denuncia que lanzó la pasada semana el colectivo ecologista pamplonés Gurelur, Amigos de la Tierra de La Rioja advierte de que se están produciendo vertidos de aguas residuales sin depurar desde la estación depuradora de Corella al Alhama, unos kilómetros aguas arriba antes de que su cauce llegue y atravieses la localidad riojana.

Ante esta situación, que deja «el agua del Alhama totalmente contaminada», según describía Donaire a este periódico tras visitar la zona, Amigos de la Tierra de La Rioja insta a los gobiernos de Navarra y La Rioja y a que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) a que tomen acciones y pongan ya solución y acaben los vertidos. Lamentan que esta acción contaminante se seguía produciendo en la mañana de ayer una semana después de la denuncia de Gurelur.

Por el momento, se desconocen los motivos por los que se están produciendo estos vertidos. Los ecologistas advierten de que afecta a la fauna del río y sus planes de recuperación, como visones europeos o nutrias. «Llega al Ninfeo con bastante carga contaminante», señalaba Donaire tras estudiar ayer lunes la concentración a su paso por el término municipal de Alfaro.

 

Fotos

Vídeos