Alfaro utiliza parte del superávit del 2018 para dejar la deuda municipal a cero

Con la unanimidad de los tres grupos políticos, el pleno dio de baja la suscripción de préstamos y la subvención para la segunda fase del frontón

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

El Ayuntamiento de Alfaro ha dejado su deuda pública a cero. Dado el superávit registrado con el ejercicio del 2018, el Ayuntamiento ha utilizado una parte para cancelar la deuda pública, tal y como marca la legislación.

La liquidación del 2018 dejaba un superávit de 1.890.091,20 euros en las arcas municipales. De esa cuantía, el Ayuntamiento puede utilizar una parte para inversiones financieramente sostenibles y otra, como determina la ley, para amortizar deuda pública de forma extraordinaria. «La primera parte de ese remanente de Tesorería va a cancelar la deuda pública por 216.976,97 euros, quedando ésta a cero», explica la concejala de Hacienda, Mercedes Jiménez.

Los tres grupos municipales apoyaron por unanimidad esta medida en el pleno extraordinario celebrado por el Consistorio en la noche de este lunes. Esta aplicación del remanente de Tesorería sobre la deuda estuvo acompañada de otra decisión: el pleno dio de baja las partidas financiadas con operaciones de préstamo en el Presupuesto municipal 2019 porque «ni se han solicitado ni se van a solicitar», como explicó Jiménez. Por igual, también dio de baja la transferencia presupuestada de 200.000 euros desde el Gobierno de La Rioja para financiar la segunda fase de reforma integral del frontón municipal. En total, el pleno dio de baja 922.736,90 euros de esa partida de ingresos previstos por préstamos y transferencias.

PSOE y PP discreparon sobre la valoración del superávit de 1,8 millones del ejercicio del 2018

Con estos movimientos sobre las finanzas municipales, este ejercicio llegará a su conclusión con cero euros en la deuda pública. Así, y aunque el Presupuesto municipal para este 2019 contemplaba inicialmente tener una deuda de 975.874,31 euros al prever la suscripción de créditos, este uso del superávit dejará en blanco esa partida.

Ante esto, la popular Lucía Casas señaló que «la deuda queda a cero gracias a la gestión del 2018», ponderando la labor del anterior grupo de Gobierno «contribuyendo con los objetivos del Gobierno central, sumando patrimonio y sin subir impuestos». La concejala de Hacienda le replicó que un superávit de 1,8 millones demuestra que «poco han trabajado». «El superávit no es bueno si se dejan cosas por hacer», apostilló el alcalde Julián Jiménez.