Alfaro reivindica Graccurris

El público abarrotó la sala para atender a Hernández Vera./Ernesto Pascual
El público abarrotó la sala para atender a Hernández Vera. / Ernesto Pascual

Los XXV Encuentros con la Historia homenajean al profesor Hernández Vera

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Graccurris fue la segunda fundación romana en la península después de Itálica. Con este reconocimiento, sus herederos están dispuestos a reivindicarla y promocionar el pasado romano de Alfaro como un atractivo cultural y turístico.

Mientras continúa una intensa campaña de excavaciones en los yacimientos de las eras de San Martín, los XXV Encuentros con la Historia de Alfaro reservaron para su colofón una conferencia sobre la fundación de Graccurris, a cargo del profesor emérito en el departamento de Ciencias de la Antigüedad de la Universidad de Zaragoza José Antonio Hernández Vera, quien hace casi cuatro destacó la valía de la ciudad romana alfareña.

Con un lleno absoluto en la sala de exposiciones del centro cultural, turístico y medioambiental alfareño, el Ayuntamiento y el equipo investigador de Graccurris quisieron reconocer a Hernández Vera con una placa su labor para reconocer la importancia de Graccurris.

Tras ese momento de agradecimiento y emoción, Hernández Vera regresó al siglo III a.C. para defender, siempre desde las fuentes, la del Ebro como la original Graccurris ante la disputa entre la Ilurcis riojana y la Iliturgis andaluza.

Expuso que Ilurcis desaparece de las fuentes después de fundarse Graccurris sobre la frontera que supuso el tratado del Ebro entre romanos y cartagineses y la costumbre de deportar a la población del territorio conquistado. En el recorrido por su historia romana, detalló que la población se mantuvo en Graccurris hasta el siglo IX, antes de que se trasladara a cobijarse bajo el monte La Plana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos