El PP alfareño mantendrá su concejal de barrio aunque esté en la oposición

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Una de las figuras que instauró al principio de sus anteriores ocho años de gobierno y de la que se siente más orgullosa el PP de Alfaro es el concejal de barrio. Por ello, y a pesar de haber pasado a la oposición, los populares han optado por mantener esa figura del concejal de barrio para «mantener la cercanía con la población».

Instaurada hace ocho años, esta figura pone en contacto a los vecinos de cada zona de la localidad con el concejal asignado a ésta de cara a que le traslade sugerencias, propuestas, quejas, posibilidades de mejora, etc. Así, ese concejal de barrio se convierte para los vecinos en su persona de referencia ante el Ayuntamiento. «Desde la oposición queremos hacer ciudad y ser el mejor enlace posible de todos los alfareños con el Ayuntamiento estableciendo canales de comunicación cercanos con el ciudadano», expone el PP.

Para ello, el grupo ha distribuido la ciudad en seis áreas, asignando a cada una uno de sus seis concejales. El reparto toma como ejes la carretera Zaragoza, las calles Mayor y Tudela, el Carretil del Piteo y las calles San Antón y Jardín.