«Busco honrar a las víctimas del 11-M y crear dudas y preguntas en el lector»

Teo López, con su novela ante la Colegiata de San Miguel. /
Teo López, con su novela ante la Colegiata de San Miguel.

Teo López BasterraJefe de la Policía Local de Alfaro, escritor y poeta

E. PASCUAL

Cuatro años y medio de trabajo después, el manuscrito de medio metro de altura se ha convertido en 'La primera víctima', la novela debut de Teodoro López Basterra (1961), bilbaíno de nacimiento y alfareño de adopción. De oficio, jefe de la Policía Local de Alfaro; de pasión, poeta y escritor, embriagador narrador y pintor. En su primera novela, ya disponible en el canal electrónico y desde otoño en papel, su deformación profesional le sumerge desde la ficción en la dura realidad de los atentados del 11-M.

¿Cómo surgió la inquietud por escribir una novela tras el recopilatorio 'Saga y anclaje' (2008)?

De una manera accidental. Quizá fue un paso natural, pero no buscado. En el 2009 me puse con un relato alrededor de un asesinato en la cárcel de A Lama, de Pontevedra, donde están recluidos varios de los condenados por el 11-M. Y se me aparecieron una serie de personajes y todas las dudas sobre el 11-M, abriéndome un horizonte espectacular, una historia que necesitaba una novela. Como lector y aficionado a la escritura pero sin el oficio de saber estructurar una novela, me dediqué a aprender cómo se escribe, qué quiere decir el escritor con cada giro... He intentado entender cómo escriben Chéjov, Dostoievsky, Nabokov, Vázquez Montalbán, Salgari...

¿Qué es 'La primera víctima'?

Es una novela policíaca sobre el 11-M. El protagonista cae en la trama cuando trata de resolver el asesinato en la cárcel. Por lo que le cuenta un guardia civil, que tuvo la desgracia de que una prima muriera en los trenes -ahí encajo con mi relato 'Cartas a Raquel', de 'Saga y Anclaje'-, comienza a investigar más allá de lo que había conocido por los medios y la relación que podía tener el asesino de la cárcel con la banda de Jamal Ahmidan, 'el Chino', considerado uno de los terroristas que luego explotó en el piso de Leganés. El protagonista viaja de Pontevedra a Madrid y comienza a indagar, encuentra que lo que han contado no le cuadra... Ahí es cuando le dan una primera advertencia para recordarle que él es un inspector de homicidios de Pontevedra y que el 11-M no es su caso y que le viene grande. Ahí nace el desarrollo de toda la trama.

¿Alguien le ha dicho a usted lo mismo, «para qué se mete el jefe de la Policía Local de Alfaro en un tema tan controvertido»?

No me lo ha dicho nadie... pero mi mujer sí, y yo mismo me lo he dicho muchas veces. El 11-M es un tema tabú, que da miedo. La primera reacción de la gente cuando me pregunta sobre el tema es sorprenderse y resoplar, porque es un asunto difícil, controvertido, que no deja a nadie indiferente. Como novela, es ficción, que nadie la tome como 'la verdad'. Eso sí, todos los datos que doy son reales y contrastados. Las dudas que surgen en la novela son las que prácticamente todo el mundo tiene, las que han aparecido en libros y medios de comunicación acerca de qué pasó, cómo fue, quién fue y, sobre todo, por qué. Es una historia que mezcla realidad y ficción que el lector deberá separar. Y algo que me ha enseñado mi oficio es a ser responsable con tus decisiones, y estoy preparado para las críticas.

¿Qué le movió a lanzarse, la ficción o sus preguntas reales?

Las dudas que tiene el personaje son las que tengo yo y mucha gente que no termina de encajar la versión oficial. Porque aunque está juzgado, quedó claro en el juicio que no podían determinar si había sido Al Qaeda, ni qué explosivo se utilizó, ni por qué los trenes se desarmaron en 48 horas, ni hay pruebas para vincular a los autores con los que se inmolaron en Leganés... El juicio dejó patente que muchas dudas quedaron sin resolver, y eso me llama la atención. Y también que quien cree la versión oficial o la conspiranoica lo hace de una manera fundamentalista. Ante esto, creo que no debemos aceptar la verdad que uno u otro nos quiere contar, sino reflexionar y buscar comprenderlo por nosotros. Para ello, he realizado una labor ingente de documentación atendiendo todas las versiones.

¿Ha encontrado lo que buscaba?

En lo literario, he escrito la historia que quería escribir. Además, mi objetivo es hacer un homenaje a las víctimas del 11-M, que han sido totalmente denigradas por la farsa que se ha montado, y también crear la duda en el lector... porque cuando eres mínimamente crítico tienes la sensación de que nos manejan y encarrilan igual que a las ovejas en un establo. Y que me tomen por idiota me molesta. Dado que no podemos hacer gran cosa, si la novela crea un recuerdo a las víctimas y genera una duda, quedaré satisfecho.

Es el primer autor alfareño que se estrena digitalmente. ¿Por qué?

Es muy difícil que una editorial apueste por un autor desconocido. Tras el peregrinaje por editoriales sólo he tenido silencios. Como el mercado editorial tradicional debe adaptarse y como quiero que llegue a cuanta más gente mejor, me he lanzado al libro electrónico. Los interesados pueden encontrarlo en Amazon u otros portales por 1,90 euros.

Va a seguir escribiendo, claro...

Sí... me apetece escribir la primera novela que comencé y aparqué por avanzar y finalizar con ésta. Es una de ciencia ficción en la que me cuestiono la teoría del Big Bang, porque no me la creo...