Adra, la ventanilla del medio rural

Luis Alberto Lecea, Javier Larreina, Javier Luis Fernández, Laura Rivado y Alfonso Maestro, en Haro. /
Luis Alberto Lecea, Javier Larreina, Javier Luis Fernández, Laura Rivado y Alfonso Maestro, en Haro.

La asociación de La Rioja Alta dispone de 1.100.000 euros de los fondos Leader para repartir entre las ideas presentadas

DIEGO MARÍN ABEYTUA

La Asociación para el Desarrollo de La Rioja Alta (Adra) celebró ayer una jornada informativa en Haro para dar a conocer que dispone de un presupuesto de 1.100.000 euros para el impulso de nuevos proyectos, cuyas ideas se pueden presentar hasta el 27 de septiembre. El origen de esta cantidad son el 'Enfoque Leader' de la Unión Europea y se destinará «a todas aquellas personas o entidades que tengan interés en llevar a cabo un proyecto de desarrollo rural y necesiten esa ayuda que, a veces, es imprescindible», explicó Javier Luis Fernández, presidente de Adra.

«Hablamos de proyectos productivos, aquellos que se desarrollan como nuevo negocio o ampliación de uno existente, o improductivos, que puedan venir desde asociaciones o entidades locales», detalló Javier Luis Fernández. A la jornada, que se desarrolló en la Sala Faro del Palacio de Bendaña de Haro, acudieron una treintena de interesados y otras autoridades, como la alcaldesa de Haro, Laura Rivado.

«Pensamos que es una buena oportunidad para que la gente vea casos de éxito anterior, tome ideas y se anime a participar», declaró Rivado, anunciando, además, que el Ayuntamiento de Haro presentará una propuesta para obtener financiación. «Es la primera vez que el consistorio jarrero va a participar en esta convocatoria, aunque somos socios desde el 2011, con el proyecto del centro de formación y vivero de empresas para mejorar la empleabilidad de los desempleados de La Rioja Alta», avanzó Laura Rivado.

Luis Alberto Lecea y Javier Larreina aportaron su propia experiencia a los asistentes a la jornada. Lecea contó con fondos europeos para financiar el proyecto de «juntar cuatro calados antiguos y dar a mi bodega una posibilidad de turismo que no tenía antes». «Con la ayuda de Adra te animas a hacer algo más ambicioso. El resultado no fue el esperado, se multiplicó, porque la gente no espera ver una bodega de 500 años, que son los que tienen los calados», confesó Lecea, quien también confesó que la ayuda ha sido determinante «para hacer las cosas mejor».

Por otra parte, Larreina contó el caso del Centro del Románico de Treviana. «Detectamos la riqueza de vestigios del siglo XII en La Rioja Alta y contactamos con Adra para hacer el centro de interpretación y después, para difundir la actividad mediante la web», recordó.