Agricultura suspende la licitación del proyecto de la presa del Oja para buscar un mayor consenso

El Gobierno autonómico atiende la alarma social generada y anuncia la apertura de un proceso de participación ciudadana

J. ALBO

El Gobierno de La Rioja se retranquea respecto al procedimiento seguido en torno a la construcción de una presa de regulación del agua en la cabecera del Oja; suspende «momentáneamente» la licitación de la redacción del proyecto y, en su lugar, anuncia la apertura de un proceso de participación ciudadana. «Se trata de un proyecto a largo plazo y de interés general, que se enmarca dentro de la política de planificación en materia de abastecimiento de agua, y lo que se pretende es alcanzar el máximo consenso posible», explicó ayer el Ejecutivo regional como principal razón.

Queda claro que no desiste de sus planes. «La regulación en la cabecera del río es necesaria para atender la demanda de agua de la población pero, ante la polémica suscitada, se ha decidido abrir un proceso de participación ciudadana, que culminará en el Parlamento regional, para conjugar las diversas sensibilidades sociales y políticas y decidir la mejor solución al problema», indicó ayer en nota de prensa.

Dicho proceso pasará por el sometimiento a información pública de las diferentes alternativas técnicas existentes para garantizar el abastecimiento en cantidad y calidad a todos los municipios de la cuenca del Oja. Ello se vertebrará a través del Canal Participa, «en el que se podrán consultar cuales son las opciones que contiene el estudio-propuesta elaborado por la Administración riojana para resolver el problema de abastecimiento actual y, sobre todo, futuro, y presentar las correspondientes alegaciones en el periodo que se establezca», indicó.

Aparte, el Gobierno de La Rioja propone constituir un grupo de trabajo técnico en el seno de la Comisión de Agricultura del Parlamento de La Rioja, con el objetivo de «analizar cuál es la situación ante las necesidades de abastecimiento del Oja y el resultado del proceso participativo que se inicia, con el fin de que los grupos políticos representados en la Cámara se pronuncien sobre las alternativas propuestas y las actuaciones a desarrollar».

El Boletín Oficial de La Rioja publicó ayer el anuncio de renuncia al expediente de contratación para la redacción del proyecto de la infraestructura de regulación. En él se explica que «sólo podrá renunciarse a la celebración del contrato por razones de interés público debidamente justificadas en el expediente», y se añade que «en este caso, no podrá promoverse una nueva licitación de su objeto en tanto subsistan las razones alegadas para fundamentarla renuncia».

La Consejería de Agricultura presta oídos a la «cierta alarma social» generada por el estudio de alternativas y reconoce que conviene someter este a información pública antes de la contratación del proyecto. Su objetivo: «Conjugar todas las sensibilidades» para «garantizar el acierto en la decisión administrativa».

La noticia fue bien acogida, especialmente en Ezcaray, donde se percibe una oposición mayoritaria al proyecto. En las redes sociales algunos internautas se congratulaban de la suspensión de la licitación a la vez que pedían «seguir atentos» y no abandonar la idea de crear una plataforma ciudadana.