El pueblo de San Román busca escolares

El pueblo de San Román busca escolares

La localidad ofrece casa y empleo a dos familias con niños para evitar el cierre de su escuela, la más antigua de La Rioja

PILAR HIDALGO

Elevado sobre el pedestal de la plaza que lleva su nombre, el busto de Simón de Ágreda exhibe estos días un gesto de inquietud al mirar enfrente. Las escuelas que fundara allá por 1787, unas de las primeras de España totalmente gratuitas y las más antiguas de La Rioja, corren el riesgo de no abrir sus puertas el próximo curso, algo que en San Román de Cameros no recuerdan que haya sucedido en los 229 años de historia del único centro escolar que pervive en el Camero Viejo.

«Trataremos de hacer una buena selección entre los interesados»

Oscar santolaya

El móvil de Óscar Santolaya, el coordinador de la iniciativa, no ha dejado de sonar desde que el jueves se publicara en las redes sociales la oferta de casa y empleo en San Román. «Es un goteo incesante».

Santolaya puntualiza que la propuesta va enfocada a personas que les guste vivir en la tranquilidad de un pequeño pueblo. «Nos esforzaremos en hacer una buena selección porque hay mucha gente que llama porque ve que se ofrece empleo y como hay tanta necesidad», señala. Ése no es el perfil, sino «familias que quieren educar a sus hijos de otra manera o gente que tiene claro que quiere vivir en un pueblo porque ha tenido experiencias semejantes».

Los interesados deben contactar con Santolaya en el 628 530 535 o en oscarsantolaya@gmail.com

Este año tienen su pupitre en San Román de Cameros seis niños, pero el próximo curso sólo quedarían Catalina y Esmeralda. Uno de sus compañeros terminará en junio sus estudios de Primaria y pasará al IES La Laboral y los otros tres se trasladarán a un colegio de Logroño por circunstancias laborales de sus padres. Así, la bicentenaria escuela sanromaneña sólo acogerá a dos alumnas, un número muy por debajo de los cinco que Educación exige para mantener abierto un aulario.

«Tenemos que hacer un esfuerzo para evitar el cierre», afirma el alcalde del municipio, Vicente Jiménez, quien incide no sólo en la pérdida de vida que significaría para esta localidad de unos 70 habitantes fijos, sino también en el «simbolismo» de estas escuelas.

Por ello, San Román de Cameros ha iniciado la búsqueda de dos familias, con niños de entre 3 y 12 años, interesadas en mudarse a este bello rincón de la sierra. A cambio, les ofrecen casa, trabajo y la tranquilidad que rezuma este entorno privilegiado.

Uno de los empleos consiste en llevar a partir del próximo septiembre la gestión de El Molino del Corregidor, que es propiedad de Fundación Caja Rioja. Consta de vivienda para la familia, albergue y casa rural y se plantea a los interesados en emprender su propio negocio. El otro trabajo lo oferta el Ayuntamiento y, en función de la fecha de asentamiento de la familia, se basa en atender las piscinas municipales o en realizar labores de alguacil. Se comprometen a proporcionar un empleo durante medio año, mientras la familia busca su verdadera ocupación en el pueblo o en el valle del Leza.

Posibilidades

«Hay posibilidades en la zona, en actividades como la ganadería o los servicios», remarca Óscar Santolaya, quien coordina esta iniciativa de búsqueda de familias. De hecho, un par de parejas se han establecido en los últimos años en San Román.

No oculta que la propuesta va dirigida a un perfil de personas muy concreto: «familias convencidas de la vida en un pueblo pequeño». Porque no quieren que nadie se lleve a engaño. «Me ha llamado gente de Valencia que decía vivir en un pueblo, pero éste tenía 5.000 habitantes, y que preguntaba si en San Román hacía frío en invierno», atestigua. Y claro, San Román ronda los 150 vecinos censados y se queda muchas veces en blanco entre diciembre y marzo.

Pese a todo, centraliza los servicios del Camero Viejo. Dispone de centro de salud, farmacia, un restaurante, un par de bares... El tutor del colegio de San Román, Enrique Palacios, señala que, al margen de la oferta, en las últimas semanas le han trasladado que dos niños de la comarca se podrían incorporar a la escuela el próximo curso, lo que alienta las esperanzas de que no se cierre.

La propuesta de San Román se está moviendo por redes sociales. Se publicó anteayer y en menos de 24 horas recabó 40 llamadas y se compartió más de 700 veces. Gente de Chile, Argentina, Haití, Galicia o País Vasco ha mostrado ya su predisposición a mudarse a la localidad.

 

Fotos

Vídeos