El pésimo estado de conservación de la LR-477 inquieta a los vecinos de Santa Marina y El Collado

Pavimento completamente levantado en el trazado de una curva de la LR-477. :: l.r./
Pavimento completamente levantado en el trazado de una curva de la LR-477. :: l.r.

El firme presenta grietas, hundimientos y socavones desde hace dos meses por el paso de vehículos de gran tonelaje para el transporte de madera

P. HIDALGO

El pésimo estado del firme de la LR-477, que da acceso a las aldeas de Santa Marina y El Collado, inquieta sobremanera a los escasos vecinos que resisten en este rincón de la cuenca del Jubera, una de las zonas más despobladas de nuestra región.

EN RESUMEN

uDeterioro. La LR-477 no podía soportar mucho peso, por lo que se prohibió para vehículos de más de 10 toneladas. Sin embargo, desde hace un año se ha autorizado el tránsito de camiones para el transporte de madera de más de 30 toneladas.

uConsecuencias. Socavones y hundimientos del firme que provoca que los coches derrapen.

Hace un par de meses, los residentes en estos pequeños pueblos pertenecientes al municipio de Santa Engracia del Jubera y sus descendientes comenzaron a observar grietas, hundimientos, socavones, montículos y reventones en el pavimento de la vía que conecta a Santa Marina y El Collado (núcleos habitados de forma permanente por alrededor de una decena de vecinos) con el resto de la cuenca del Jubera.

«La carretera está impracticable. Los coches derrapan porque el firme está hundido y descarnado», denuncia el presidente de la Asociación para la Defensa y Protección del Valle del Jubera y del Camero Viejo y, a su vez, residente en El Collado, Marcos Moya. Y es que, asegura, «de día aún puedes, pero pasar por ahí de noche es de juzgado de guardia».

Según explica Moya, el deterioro del pavimento de la LR-477 se debe a que desde hace alrededor de un año se ha autorizado el paso de camiones de más de 30 toneladas de peso para retirar los pinos que se talan en las inmediaciones de El Collado. Y eso, detalla, pese a que por esta vía no se permitía el tránsito de camiones de gran tonelaje. «En su día esta carretera tuvo limitación de más de 20 toneladas. Así, los ganaderos de Santa Marina y El Collado podíamos subir pienso, paja y alfalfa sin dificultad. En cambio, con posterioridad, ese límite se rebajó a 10 toneladas, ya que al parecer el firme de la LR-477 no podía soportar tanto peso».

El presidente de la Asociación para la Defensa y Protección del Valle del Jubera y el Camero Viejo habla sin tapujos de que los pueblos de la cuenca alta del Jubera se encuentran «abandonados» ya que, además de la carencia de luz eléctrica (las aldeas de Santa Marina y El Collado obtienen la electricidad por medio de placas solares), cuentan con unas «infraestructuras tercermundistas». «Solicitamos que de inmediato se proceda al arreglo de la LR-477 o que se habilite la entrada que ha pedido El Collado para salir a la carretera de San Martín», expone Moya.

Moya reclama una pronta actuación en esta carretera, puesto que los primeros copos podrían comenzar a caer en unas semanas en esta zona alta de la sierra riojana y, en ese caso, correrían el riesgo de quedarse aislados. «Entonces será completamente imposible acudir a nuestros domicilios, porque ni tan siquiera podrán pasar las quitanieves», asevera.

En este sentido, denuncia que El Collado se verá «perjudicado por partida doble». «Nos quedaremos aislados tanto por las condiciones en las que se encuentra la LR-477 como porque tanto el Gobierno de La Rioja como el Ayuntamiento de Santa Engracia no nos limpian el ramal de acceso desde esta carretera hasta el pueblo de El Collado».

La Consejería de Fomento y Política Territorial informa de que recibió quejas por el mal estado del firme de la LR-477 hace unos días y de que está valorando la situación.

 

Fotos

Vídeos