La ordenanza de control de accesos al casco antiguo de Ezcaray no ha tenido alegaciones

J. ALBO

La ordenanza reguladora del control de accesos al casco urbano de Ezcaray no ha cosechado ninguna alegación durante su preceptivo periodo de exposición pública, con lo que su aprobación se eleva a definitiva y entrará en vigor próximamente.

La nueva normativa, que fue aprobada provisionalmente por el Pleno el 24 de abril, se marca como objetivo «recuperar los espacios para el uso preferente de los peatones», para lo cual se colocarán tres sistemas de control.

La ordenanza, que incluye sanciones de 60 euros, contempla excepciones, como el acceso a garajes; accesos especiales, previa autorización de la Alcaldía; servicios urgentes; carga y descarga, de 7 a 11.30 horas, por un periodo máximo de 30 minutos, y se restringe el acceso a vehículos de más de 3,5 toneladas; personas mayores; eventos y celebraciones; prestación de servicios técnicos; obras, urgencias, discapacitados, vehículos oficiales u otras eventualidades.