¿Cuánta gente ve 'Juego de Tronos' en España?

¿Cuánta gente ve 'Juego de Tronos' en España?

Un estudio de audiencia revela que las cadenas tradicionales siguen acaparando los contenidos de los televisores en España: solo el 4% de sus emisiones proceden de las plataformas de internet

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Todo el día hablando de Netflix, HBO y el 'streaming' para que los datos de audiencia nos devuelvan a la cruda realidad. Según un estudio de la consultora Kantar la televisión tradicional sigue mandando en los televisores españoles hasta el punto de acaparar el 93% de lo que vemos a través de ella. La medición engloba por primera vez el vídeo original de internet (Movistar Plus, Amazon Prime Video y compañía), así como la señal de reproductores de DVD y videojuegos. Y solo un 4% de los contenidos de la pequeña pantalla proceden de las plataformas de internet. O lo que es lo mismo: 10 minutos de los 233 que dedica al día cada españolito a ver la caja tonta. Es más, incluso en el segmento de espectadores abonados a compañías de 'streaming', la televisión tradicional acapara el 86% de su consumo.

¿Cuánta gente ve 'Juego de Tronos', que en su séptima temporada tuvo seis veces más audiencia pirata que legal? ¿Dónde quedan los dos millones de suscriptores que tiene Netflix en nuestro país, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia? ¿No nos cuentan que los jóvenes ya no ven la televisión? La opacidad de las plataformas de internet, que no proporcionan datos de suscriptores, no ayuda a aclarar las cosas. Al parecer, entre el 30 y el 50% de lo emitido en las 'smart tv' procede de la web. El estudio de Kantar se refiere al consumo del televisor, no del móvil, la tablet y el ordenador, que es donde se ven las series y películas de Netflix y similares.

«Antes teníamos la medición más o menos certera de un microuniverso. Tan honrada como para certificar que la audiencia ya no es lo que era», reflexiona en Twitter Javier Olivares, creador de 'El Ministerio del Tiempo'. «Ahora tenemos la incertidumbre de un macrouniverso con demasiadas puertas cerradas. Cuando eso pasa, el márketing suplanta los datos reales». Los más paradójico es que la medición tradicional con audímetros distribuidos por hogares para extrapolar datos aparece antediluviana en un universo digital que permite mediciones más exactas que nunca. El ruido en redes sociales es muchas veces el único criterio para valorar el éxito de una emisión.