Entre el turismo en Senegal y la lucha de Enriqueta Faber

Un fotograma de 'Staff Only'./
Un fotograma de 'Staff Only'.

La directora Neus Ballús retrata el despertar de una adolescente al mundo de los adultos en un resort de Senegal en 'Staff Only'

Boquerini .
BOQUERINI .

El cine producido en Cataluña tiene una amplia trayectoria de premios en el Festival de Málaga. Este año podría repetirse el caso con 'Staff Only' segundo largometraje de Neus Ballús, que se desarrolla íntegramente en Senegal y en francés y catalán. Se trata de una historia sobre la cotidianidad de una chica de 17 años a la que su padre, empresario hotelero, ha invitado a pasar las navidades en un resort de lujo en Senegal, junto a su hermano pequeño, mientras su progenitor, divorciado de la madre de los chicos, cierra unos negocios turísticos en el país. La película ha gustado mucho dejando al final, con un desenlace no cerrado del todo, un tono agridulce de buen cine.

La joven, llamada Marta, está interpretada por la debutante Elena Andrada y al padre le da vida Sergi López. Ambos están espléndidos mostrando con naturalidad su vida en tan exótico lugar. Marta quiere explorar las cosas por su cuenta, algo que su padre, que apenas la conoce, no está dispuesto a consentir, imponiéndole un frenético plan de safaris y folclore senegalés junto al grupo de adinerados jubilados occidentales que llenan el resort. En el viaje Marta conocerá a Khoima, un senegalés que viaja con ellos filmando las excursiones de los turistas, y a Aissatou, una chica que limpia las habitaciones y que la llevará a introducirse en el mundo que hay detrás de esas puertas donde pone 'reservado solo a los trabajadores'. La película va mostrando el despertar de Marta a ese otro mundo adulto, que nada tiene que ver con el de los turistas, tan desconocido y fascinante para ella.

«Marta, como muchos adolescentes, está en desacuerdo con lo que dice su padre, y prueba su independencia empujando los límites que él le impone por considerarla demasiado inmadura respecto a las relaciones entre europeos y senegaleses», dice la directora Neus Ballús ('La plaga'), que logro una excelente recepción cuando la película se estrenó en el pasado Festival de Berlín. «A lo largo de la película Marta se irá transformando dándose cuenta de que no está tan lejos de la actitud de su padre que tanto criticaba. En definitiva, la película habla de una adolescente que experimenta por primera vez lo difícil que resulta establecer relaciones de amor o amistad en un contexto de grandes desigualdades», desvela Ballús. La película habla también de la vida en Senegal: «El hecho de incorporar material filmado por Khoima, que graba las actividades turísticas, nos permitía mostrar la realidad senegalesa desde otra perspectiva: Khouma construye unos vídeos en los que el turista ve África tal y como se la han vendido en el catálogo: safaris, puestas de sol y bellas mujeres con barreños en la cabeza. Una cultura que parece anclada en el pasado, exótica y pintoresca. En cambio, en el resto de la película conocemos una realidad distinta e infinitamente más compleja», ha aseverado la directora.

'Insumisas' es el título de la coproducción entre Cuba y Suiza presentada en la competición. Una película de época, basada en un hecho real, codirigida entre el veterano director cubano Fernando Pérez, junto a la debutante, la directora suiza Laura Cazador. La acción se ubica en 1819, cuando Enrique Faber, un cirujano de origen suizo, llega a Cuba para practicar la medicina. Nada más llegar a la isla descubre el mundo esclavista, comprendiendo poco a poco la compleja y contradictoria sociedad cubana de la época. Allí Faber se casa con una joven y entonces, tres años después, la sociedad descubre que Enrique era en realidad Enriqueta y que se había vestido de hombre para poder ejercer la medicina.

Un fotograma de 'Insumisas'.
Un fotograma de 'Insumisas'.

La película está protagonizada por la francesa Sylvie Testud, que sin hablar español se aprendió de memoria todos los diálogos en castellano. El personaje, ha explicado Pérez, y el juicio posterior contra ella son hechos muy conocidos en Cuba. «Lo que nos ha motivado era la dimensión humana y social del personaje, que se adelantó a su tiempo, una mujer que luchó contra todos los prejuicios éticos y morales». La codirectora Laura Cazador estudió cine en Cuba, donde descubrió esta historia que desconocía por completo: «Hay libros y hasta un documental sobre el caso, pero hemos sido transgresores. Esta es una película de mujeres, no solo por la protagonista sino también por la sensibilidad que refleja. Hemos hecho algo lo más humanista posible, desde el realismo, centrándonos más en los personajes que en la reconstrucción histórica».

La película habla también de los esclavos en el siglo XIX, de las relaciones homosexuales, de la sociedad colonial, del derecho a ejercer la profesión que cada uno quiera más allá del sexo o de la posición social… Una película interesante con muchas lecturas, muy bien narrada, que se suma a historias como la próxima de Isabel Coixet en 'Elisa y Marcela', sobre mujeres a las que la sociedad obligaba a convertirse en hombres para poder desarrollar una vida plena. La película se estrenará en verano.

La película española del martes ha sido la muy irregular '522, un gato, un chino y mi padre', de Paco Baños ('Alí') que protagoniza Natalia de Molina, actriz que siempre está bien, capaz de aguantar primerísimos planos, y Alberto Jo Lee... Cuenta el viaje de una joven agorafóbica, que se limita a vivir en un perímetro de 522 pasos, en una furgoneta con el chino al que le compra las cosas, desde Sevilla hasta Portugal, con las cenizas de su gato muerto. La actriz ha contado que durante el rodaje el tener la cámara tan cerca le impedía mirar a mis compañeros. Para Paco Baños, que escribió el guion en los mismos lugares donde después se desarrollaría el rodaje, «su agorafobia ha provocado que su mundo cada vez sea más pequeño y ese viaje, físico y emocional al pasado será el que vuelva a engrandecerlo».

Temas

Cine